Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald – Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald

Cuando hace justito un par de años fui a ver Animales fantásticos y dónde encontrarlos – Fantastic Beasts and Where to Find Them, me gustó y me divertí, aunque sin llegar a los niveles de adoración previos con la saga de ChapaPotter. No tengo ni idea de si han salido los libros en los que se basan estas historias y de haberlo hecho, han pasado por debajo de mi radar. Entiendo que intenten enlazar las películas en el título pero lo de los Animales fantásticos no lo acabo de pillar, esto parece más bien la historia del julay ese del Scamander y los animales, de haberlos, como que van de pasada y más bien para entretener y fascinar a los que tienen los cerebros más infantilizados. La nueva película se titula Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald un pedazo de título gigantesco que cuando se tradujo al español hasta creció más y se transformó en Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald y ya está en las pantallas, como en el resto del mundo.

Un julay rarito quiere joder el mundo, como siempre, y se junta con chusma y gentuza de la peor mientras que un autista que no es artista parece que quiere combatirlo para salvarnos, como siempre

Esto es la historia de siempre. Un brujo que se inspiró en la Bruja Avería y que quiere ser malo, malísimo y además es que es feo y da asco con esa boca tan asquerosa, resulta que quiere ponerse en contacto con uno que no recuerda nada de su pasado y monta una gala en París para informar de sus planes mientras otro grupo de brujos, los buenos, capitaneados por uno que es autista del coño, lucharán por impedirlo y de todo esto, lo único bueno que saldrá es que los dos hermanos, que ahora tenemos hasta un hermano, se quieren una jartá o algo así.

Como película de acción con brujos y gente a la que le mola llevar faldas largas, divierte y entretiene. Eso sí, le falta la chispa mágica que tenía la saga original y da igual la cantidad de estrellones que metan en la peli, eso no quita que la chispa no aparezca por ningún lugar. Está perfectamente hecha y en el 2Dé se ve de escándalo, que yo pasé de ponerme gafas para ir a verla y tuve que elegir cuidadosamente la sesión. En esta segunda historia empiezo a tener problemas con el Newt Scamander porque se le va la mano con el autismo y me da una grima que no veas. Lo mejor que les podría pasar es que lo atropelle un patinete eléctrico en la próxima película y se lo quiten de encima tras un precioso funeral. La sorpresa viene porque le pusieron un hermano que parece que se metió un tampón en el culo y por eso anda tan tieso que al final resulta entrañable y cariñoso y fue lo mejorcito de la peli, más que nada porque le cortaron de raíz la posibilidad de hacer chimpún para mantener la saga en el mundillo infantil. Jude Law ahora resulta que es Dumbledore, aquel brujo super-hiper-mega poderoso al que queríamos tanto y por lo que se intuye en la película, no quiere hacer magia porque resulta que o es mariquita o marikón-kón-kón y mira que mala suerte tan grande que tuvo que el malo malísimo ese con la boca chunga resultó ser el portador del cipote que culea y por eso se mantiene al margen, porque no quiere dañar su precioso miembro o así. Por lo demás, una película entretenida.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto lo irás a ver porque es tu deber y tu obligación y además lo harás en la versión TresDé porque tú lo vales pero igual cuando salgas del cine, apabullado con tanto efecto especial, hasta tu única neurona piense que quizás no estuvo tan bien. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, ni te molestes, esto no lo han hecho para ti sino para ordenar la teta de la guita.

2 respuesta a “Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald – Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.