El niño 44 – Child 44

Cuando vi por primera vez el trailer de la película que quiero comentar hoy, me sorprendió porque no solo es un drama, está rodada en la época stalinista soviética y los actores hablan en inglés con acento ruso. Más que una peli parecía una serie de la BBC pero aún así, entre las películas que vi la semana pasada hice un hueco para ir a la filmoteca y ver Child 44, película que increíblemente, llega a la cartelera española la semana que viene con el título de El niño 44.

Un julay sale bien cagado por ser un lenguaraza

En la Rusia comunista de después de la guerra, el sistema es perfecto y maravilloso y todo el mundo es feliz, o eso dicen. Lo que vemos es que hay mucho miedo, hay acoso y persecución de los que sospechan que son traidores y hay una ocultación sistemática de crímenes porque en una sociedad perfecta no existen, eso es algo del capitalismo. Cuando un oficial avisa a sus superiores que hay un asesino en serie que mata niños, lo degradan y lo mandan al quinto carajo con su mujer, que pese a todo, lo sigue apoyando. Allí, el chamo seguirá erre que erre y pese al sistema, continuará investigando y encontrará al hijoputa que mató decenas de niños, los torturó y vete tú a saber que más les hizo.

El guión de esta película promete una historia muy densa e interesante y en parte lo logran, pero también se pierden entre infinidad de tramas secundarias que nacen, se desarrollan un poco y nunca sabemos como acaban. Todo ese despliegue, que seguramente viene de una adaptación del guión desde el libro algo chapucera, lastra un poco la trama principal, muy buena y bien llevada pero asfixiada con tanta cosa que no necesitamos saber. Al mando de todo está Tom Hardy, actor con el que tengo una relación de amor y odio. Lo hace bien, pero tampoco es como para recordarlo por este papel y sobre todo, no hay química con su esposa, parecen compañeros de piso pero nada más. A ella la interpreta Noomi Rapace, a la que el acento ruso le sienta fatal, pero no tanto como para cogerle manía. Como entre ambos no hay química alguna, todo el rollo de la historia de amor entre ambos y muchas de las decisiones que él toma, parecen más falsas que un billete de dos leuros. Todas las acciones que nos llevan a la traca final con la resolución del crimen están un poco sobrecargadas y algunas parecen directamente absurdas, sobre todo en un país en el que sabemos que había un control exhaustivo de sus ciudadanos. Dicho esto, aunque no salí del cine flipando, sí que creo que vi una película interesante y amena.

No es cine para los miembros del Clan de los Orcos, que pueden sufrir daños cerebrales irreversibles en la única neurona que tienen. Puede atraer a algunos sub-intelectuales de GafaPasta, aunque no creo que a todos.

Una respuesta a “El niño 44 – Child 44”

Comentarios cerrados.