John Wick: Capítulo 3 – Parabellum – John Wick: Chapter 3 – Parabellum

En todo el cine de acción que hay en los últimos cinco años en cartelera, el puto amo, el rey del cotarro, el chamo que destaca sobre el resto de la jauría es Keanu Reeves con las películas de John Wick, de las que aquí, por supuesto, en el mejor blog sin premios en castellano, ya comenté John Wick, que me gustó bastante y también John Wick. Pacto de sangre – John Wick: Chapter 2, que me gustó aún más y se acercó a la categoría de peliculón. Por eso, cuando anunciaron una sesión especial solo para abonados y así ver la película dos semanas antes del estreno y con comida y bebida gratis, resulta difícil medir el tiempo que tardé en reservar mi entrada porque fue algo instantáneo. La tercera entrega de esta serie ya épica y legendaria se titula John Wick: Chapter 3 – Parabellum y en España se estrenó la semana pasada con el título John Wick: Capítulo 3 – Parabellum.

Julay, ¡quiero un hijo tuyo!

John Wick es declarado en busca y captura por el sindicato de criminales por haber matado a uno en un santuario en la segunda película. El chamo tendrá que correr y matar y matar y matar y matar a un montón de chusma y gentuza de la peor para sobrevivir y como siempre, por donde pasa este hombre la hierba igual crece pero el suelo sí que se queda empapao de sangre, porque no se cansa de matar. En su huida, se da un garbeo por Marruecos y seguramente tendrán que pedir a los criminales que han exportado que vuelvan a casa porque limpió el país a conciencia.

Esto es una experiencia religiosa. Los niveles de acción y de crueldad que hay en esta película no tienen parangón. Las muertes son fabulosas, de gritar la gente en el cine, de aplaudir, de flipar, de tener que taparnos los ojos porque a alguien en la pantalla le están metiendo un lápiz por los oídos o le están abriendo la garganta y parece un cerdo en el matadero. La película no nos da descanso, vamos de escena con un nivel de acción paranoico a otra con aún más acción y así siempre, yendo de más a mucho más y a muchísimo más. La trama al final ni importa, lo increíble es ver como este hombre se recupera de un palo en unos minutos y arranca con el siguiente, no duda, no espera, cuando hay que matar, el primero mata, después remata y al final duda, cuando ya es tarde. Esta es la mejor película de acción del año, con una diferencia que hace imposible que ninguna otra la iguale. Llegamos al final, que lo deja todo preparado para la próxima y allí aplaudieron hasta los mancos, que se daban cocazos contra la butaca delante de ellos y el de la primera fila contra el suelo. Keanu Reeves jamás estuvo tan grandioso, es el maestro y el emperador regente del cine de acción, con su sobriedad, sin usar el humor y las chorradas. El llega a un sitio, prácticamente no dice ni tres palabras y allí, cuando el se va, no hay ataudes para tanta gente. Halle Berry aparece en la parte marroquí de la película y es épica y legendaria, es la versión femenina de Keanu, nos dejó a todos en el cine flipando por la gracia y crueldad con la que mata y con el artisteo que tiene con sus perros a los que entrena para morder, pero solo los güevos, que los putos bichos caparon a la mitad del hampa de la ciudad. Esto es prácticamente un clásico.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y decides no ir a ver la película, además de echarte del Clan deberían escupirte todos los demás, porque esto es el nuevo testamento de la Biblia de los Orcos. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, ya te puedes ir a tomar por culo.

2 respuesta a “John Wick: Capítulo 3 – Parabellum – John Wick: Chapter 3 – Parabellum”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.