María von der Monkeys escribe sobre Sulaco

En este guiño veraniego para conocernos un poco y saber quien anda por ahí detrás hoy le llega el turno a María von der Monkeys. Siempre he sido consciente que aquí entran bastantes más de los que comentan. Algunos dejan caer un comentario de San Juan a Hábeas y otros jamás manchan estas páginas con su docta sabiduría, como algunos colegas que prefieren sistemas más personales para expresar su opinión. Centrándonos en María de los Monkeys, la primera vez que recuerdo haberla visto en estas páginas fue el 29 de Octubre del 2004, al menos firmando con ese nombre. Su alias me recordaba una página que yo solía visitar años atrás, antes de que el concepto de bitácora fuera popular, un lugar en el que un grupo de amigos interaccionaba de una forma bastante nueva.

Cuando hace unas semanas dejé caer la idea para que los lectores escribieran, siempre tuve en mente a algunos y entre ellos estaba María de los Monkeys. Obviamente, no puedo desear que alguien que jamás comenta escriba (ya que únicamente sé de su existencia por los logs y las estadísticas), pero María era un ente real.

No quiero extenderme más, así que vamos con las presentaciones que ya tendré tiempo de poner algo más una vez hayáis leído su texto. Es para mí un honor y un privilegio presentaros las palabras de María sobre Sulaco, que sí tiene quien le escriba.

Pues aunque no creo que forme parte del grupo de ?lectores con pedigrí??, ya que intuyo que semejante rango se alcanza por conocimiento y no por tiempo, he decidido dejar de ?mantenerme en mi cómoda butaca?? y sentarme, aunque solo sea cinco minutillos. No sé como llegué a ?Distorsiones??, pero llegué algún día y hace ya algún tiempo, quizás un año. No son muchos los blogs que leo tan a diario como mis monos me permiten, pero Distorsiones siempre está entre los tres primeros. Esa maldad o crueldad, que muchos llevamos dentro y que la supuesta educación o diplomacia no nos permite dejar salir, me encandiló desde el principio. No era el ?qué??, era el ?cómo??, la distorsión de los detalles de la vida, lo que a veces algunos dejamos pasar por alto, lo que otros hacen durante toda su vida, tomaba forma de blog y de posts, y de varios cientos de comentarios. Distorsiones no es un entretenimiento es una puerta a la flexibilidad mental, a llegar al lugar menos insospechado de la forma más increíble y solo moviendo los ojos un par de centímetros.

En cuanto a Sulaco?? cariño, te tengo por hermano, no se si por vivir cerca del polo Norte con esta mentalidad nuestra hispana, española, o por los fríos que pasamos, no se si por haber crecido, lo poco que yo crecí, a base de dieta mediterránea o por ser capaz de aguantar que ayer empezó el otoño aquí mientras en casa se quejan de calor, ¡del sol se quejan! ¡No sé si por quejarme de las pocas horas de luz de los 8 meses de invierno o de la falta de persianas en lo que tienden a llamar verano! Vete tú a saber, es una representación, dejando de lado la diferencia de géneros, mas bien una personalización.

Lo que pido: que no lo dejes, Sulaco, que sigas, que llegará el día en que después de leer un post tuyo, decida abrir de nuevo el kiosco y ya no serás tu solo, seremos muchos (ya hay varios) explicando y contando y dándonos ánimos para aguantar el frío invierno en países como estos, aunque la nieve sea muy bonita, lo de la falta de luz de cuatro de la tarde a nueve de la mañana, no tiene perdón de Dios.

Un abrazo, muchas felicidades y enhorabuena a los premiados.

De alguna manera con tanto quejarme y tanto lamentarme debo producir la impresión de que lo voy a dejar y quiero desde ya desmentirlo. Esta página sigue tan fresca y zalamera como en sus comienzos. Mantengo la producción habitual y os puedo asegurar que se me acumulan las cosas de las que quiero escribir. Sigo yendo al cine de manera compulsiva, escuchando audiolibros y capturando esos instantes que Dios me ha permitido disfrutar y retorciéndolos tanto como puedo y quiero. Seguro que me estoy repitiendo bastante, pero eso sí que no lo podemos evitar ya que no se puede sacar más de donde no lo hay. Algún día revisaré todo lo que hay aquí dentro, retocaré algunas cosas, quitaré otras y espero que de todo ello salga el libro de mi vida vista desde una perspectiva errónea y con una lente equivocada, pero al fin y al cabo será mi libro.

Distorsiones es el parque en el que juego, un pequeño rincón creado en un ente cibernético con vida propia y que además de permitirme jugar y pasarlo bien me ha abierto las puertas a un montón de gente que de otra manera jamás habría descubierto. Aquí nos juntamos individuos de variadas edades, de ambos sexos, con diferentes percepciones de la vida, con inquietudes políticas muy distintas, pero que dejan todo eso a un lado y durante unos minutos se limitan a estar entre amigos, sin pieles de cordero que los oculten. Ese es el secreto de Distorsiones y también su fuerza. El que yo sea el director de la orquesta es algo casual, la diversión está tanto en las anotaciones como en los comentarios.

Una respuesta a “María von der Monkeys escribe sobre Sulaco”

  1. Aviso: El domingo acaba el plazo para enviar los textos para esta serie. A ver si alguno más se retrata que no es tan difícil

Comentarios cerrados.