The Invasion – Invasión

The Invasion - Invasión¿Se saben ese que dice que vas al cine a ver una mierda y te encuentras con una puta mierda? Pues este chiste es casi igual. La maldición del cine de terror me obliga a acudir en contra de mi propia voluntad al cine a ver cosas infames como The Invasion a sabiendas de que no me van a gustar. Aún así, saber que después me puedo despachar a gusto reconforta un poco. Este engendro en España se ha llamado Invasión.

Una julay pide a gritos que la revienten a polvos

Está bien que de cuando en cuando por gandulismo y pereza en lugar de crear películas a partir de historias nuevas se mire hacia el pasado y se vuelvan a rodar películas que en su tiempo fueron grandes éxitos. Lo que no está tan bien es ser incapaces de aportar nada nuevo y conducir a los espectadores al tedio más absoluto y eso es lo que sucede con The Invasion, una película que no aporta nada a la original y que además pierde muy mucho porque el miedo y la tensión que había en aquella han desaparecido completamente. Quizás sea la incapacidad de Nicole Kidman para expresar emociones o más concretamente para transmitirlas o quizás sea la facilidad con la que Daniel Craig parece no actuar porque no sabe hacerlo pero lo cierto es que esto apesta por todos lados y después de unos minutos lo único que quieres es que acabe de una vez y miras tu reloj y vuelves a mirarlo y hay que joderse porque se han ensañado casi dos horas con los sufridos espectadores y en todo ese tiempo no hay ni una sola escena que merezca la pena recordar o que haya conseguido al menos despertar un poquito nuestro interés. La historia ya la conocéis aunque ahora la han actualizado. Se estampa un transbordador espacial sobre medio Estados Unidos y entre los restos parece haber llegado algún tipo de virus que convierte a la gente en chimpunes acarajotados que tienen algún tipo de mente común. En lugar de las vainas ahora ellos mismos son la vaina y se transforman en estrellones del absurdo en el momento en el que se quedan dormidos y por eso la protagonista se peta a pastillas que no veas para poder sobrevivir mientras el puto de su hijo parece inmune debido a la lefa del cura de Boston que lo alimentaba desde bien niño.

No hay nada más. Es todo un repetir una y otra vez la misma mierda y ver gente haciendo como que no tienen sentimientos mientras que los protagonistas que han de parecer vivos son los que realmente no los tienen y sobran en todas y cada una de las escenas en las que por desgracia tuvieron alguna línea. Lo mejor de la película es que como todo lo malo, llega un momento en que acaba y estoy seguro que no habrá ni segunda ni tercera parte porque un desastre así no lo salva nadie.

Espero que no vayáis a verla porque perderéis no solo vuestro dinero sino vuestro tiempo y ese no lo recuperaréis nunca. Recomendádsela a esos que odiáis porque de esa forma os ganaréis el infierno y allí nos encontraremos todos.
gallifantemedio gallifanteblancoblanco