Vacaciones antes de Semana Santa

Son solo siete días de diferencia y podría parecer que las cosas son prácticamente iguales, pero esa semana de distancia hace que en la playa en muchas ocasiones esté completamente solo, Yo, el Sol y el Mar y cuando los heraldos anuncien oficialmente las vacaciones, entonces habrá una marabunta luchando por conseguir un metro cuadrado de arena, niños corriendo pisoteando las toballas ajenas, ancianas sin vergüenza lavando los cacharros en el agua sin que les importe el que la estén contaminando, pequeños delincuentes agarrados durante horas a las duchas y lavapies derrochando el agua mientras las bestias de sus madres les ríen la gracia y los alientan a seguir por ese camino de subnormalismo.

Son solo siete días pero no tienen precio. Respirar el olor del mar y no el de la tortilla de los que están a tu lado, escuchar los sonidos que hace el agua al romper en la orilla sin los gritos de la verdulera de turno llamando a su Ayoze, Kevin Costner o ese estúpido nombre que le ha puesto siguiendo alguna moda extendida en los polígonos en los que viven. Poder ver el fondo del agua y disfrutar con su limpieza sin tener que esquivar bolsas, restos de comida y las caquitas del niño, todo eso no tiene precio.

Son solo siete días y a veces los amigos me preguntan por qué no retraso mis vacaciones y así coincido con las de Semana santa y no parecen comprender que no solo mi billete es dos veces más barato, la calidad del entorno es diez veces mejor, no padezco ningún tipo de atascos de tráfico para llegar a los lugares que me gustan, no tengo agobios de ningún tipo y cuando vuelvo a casa y comienzo a trabajar, allí también me acompañará el silencio porque algunos se habrán ido de vacaciones. La cantidad de días que yo tengo no está vinculada a fiestas nacionales porque en Holanda casi no las hay y mis treinta y nueve días laborables los puedo repartir como quiero y por eso elijo la semana antes de Semana Santa.

Son solo siete días pero parecen dos universos distintos.

8 opiniones en “Vacaciones antes de Semana Santa”

  1. Personalmente prefiero la semana DESPUES de Semana Santa. En unos años saliendo la semana antes (no eres el único) me encontré de que en todas partes estaban preparando los desfiles, los capirotes o lo que fuera, siempre con preparativos; la semana despues, sin embargo, tienes las mismas ventajas de tranquilidad y disponibilidad, solo que sin gente con prisas preparándolo todo. Supongo que si vas a la playa te importa poco todo esto, pero si no. . . es para tenerlo en cuenta!

  2. Plus, TOBALLA según el RAE

    Virtuditas, como en Holanda solo es festivo el lunes de Pascua, la semana después de Semana Santa es la de las vacaciones, con la gente yendo a distintos sitios y los billetes de avión cuestan una pequeña fortuna.

  3. Si queres venderlas en un mercadillo combinada con la palabra payo vale. Pero suena infinitamente mejor toalla.

Comentarios cerrados.