Beolsae

Hoy tenemos una película que pese a la escasez de nuevos títulos, duró menos que dos padrenuestros en el cine. Supongo que durante dos horas y cuarto, siendo un drama y coreana, todo eso junto se convertía en algo como para espantar a los espectadores, que ya está la cosa bien jodida como para además regodearte en el sufrimiento. Aunque sabía que me pasaría las dos horas leyendo subtítulos en neerlandés, eso no me impidió ver Beolsae, aunque el título por el que yo la conozco es House of Hummingbird y que yo sepa, no se estrenará en España aunque se sabe que el título en español sería truscoluña no es nación.

Una julay a la que se le ha ido de las manos la edad del pavo está más chiflada que cualquier presentadora de Telajinco.

Una chiquilla adolescente tiene una familia rarita y como que se gritan a conciencia en esa casa, le gusta robar en tiendas, es rara o casi mejor que rarísima tirando a friki y como que se termina encoñando con una profesora que le da clase de chino los fines de semana y con la que parece ser que es el único ser humano que se lleva bien. Cuando la profesora desaparece, la chiquilla la buscará y claro, acabará sabiendo la verdad o algo así. Todo eso en una ciudad en la que uno de los puentes más importantes se escoñó y murió un montón de gente porque todos sabemos que los productos coreanos son más bien de poca o ninguna calidad y si no, que me lo digan a mi que la lavadora duró dos meses más que la garantía y tras eso, juré que NUNCAMAIS a productos de ese país.

Una cosa es hacer un drama pero es que esta película es lenta, lenta, l-e-n-t-a y quizás hasta lentísima y repiten escenas una y otra vez como para taladrarlas en nuestra conciencia y aunque la historia se presupone linda, se ahoga entre tanta repetición y tanto plano de tres cuartos de hora para que la cámara por fin llegue al lugar en el que alguien va a decir dos frases. Esto es un producto completamente pensado para los sub-intelectuales, que seguro que se revuelcan en sus fangos con gusto pero la velocidad y la manera insidiosa en la que la niña está presente en los ciento treinta y ocho minutos de película, que parece que jamás pensaron en rodar algo sin que la viéramos, para mi la estropea demasiado. Está meridianamente claro que la cultura occidental es diametralmente opuesta a las asiáticas y aquí esa ley se comprueba una vez más. Seguramente para ellos es super-interesante seguir a la niña por la calle mientras se distancia de su mejor amiga sin que sepamos muy bien por qué pero a mí no me terminó de convencer o más bien, me aburrió un montón.

A menos que tengan problemas para dormir y les tengan prohibido los somníferos, los miembros del Clan de los Orcos no deberían verla. Sí que fascinará a cualquier sub-intelectual con GafaPasta, pero claro, ellos son tan pedantes como la película. Yo te diría que la evites.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.