Bicicleta ligfiets con remolque y perro

El otro día, en un raro momento en el que salió el sol, aproveché para ir a caminar y así desentumecerme un poco, que yo no quiero ser mórbido como algunos comentaristas que no vamos a nombrar y que solo se pueden poner prendas de lycra porque es el único material que está demostrado que se puede expandir hasta cien veces más allá de su tamaño. Por lo general sigo una ruta que se solapa con la que hago cuando voy a correr, solo que caminando todo es más relajado y lo hago a una hora más tardía y no a las ocho de la mañana. Estaba paseando cuando veo a lo lejos que aparece un chamo con una ligfiets, una bicicleta reclinada y que desconozco si existe un nombre en español para este tipo de medio de transporte que hasta donde yo se, solo se hacen y se venden en Alemania y los Países Bajos, lugares en los que es posible encontrar a chiflados y suicidas que quieran pagar un pastizal por un trasto de estos que aumenta tu velocidad, mejora tu aerodinámica, e incrementa desproporcionalmente la probabilidad de tener un accidente cuando la usas y de morir en el susodicho. Me detuve, preparé el teléfono como si casualmente estuviera super-hiper-mega interesado en algo que acababa de publicar Virtuditas en su página del CaraCuloLibro y cuando el chamo pasó cerca de mí, le hice una foto sin saber si habría suerte. Parece que sí la hubo y hoy tenemos un documento estremecedor en el que lo único que no se sabe es el modelo y el precio del cacharro, pero lo podemos ver en funcionamiento, que creo que es una primicia en el mejor blog sin premios en castellano. Se puede ver la gigantesca cadena que va desde el eje de los pedales en la parte delantera hasta la rueda trasera. En esta ligfiets se puede ver que el volante está entre las piernas del pavo y que en el susodicho lleva su teléfonino y un espejo. El segundo le permitirá mirar a las pavas que vienen por detrás y el primero, al estar sujeto al volante, se puede usar, ya que el estúpido que hizo la ley para prohibir el uso del telefonino cuando vas en bicicleta en los Países Bajos la redactó de forma que dice que es delito tener el teléfono en las manos mientras pedaleas, pero si está sujeto al volante, sí se puede usar, porque al parecer tu atención no se distraerá del camino y no tendrás accidentes. Espero que hayan castrado a ese pollaboba porque este es el tipo de código genético que hay que eliminar para que la raza no se degrade y acabe como la truscolana. Aunque el pavo pedaleando ya es interesante, en esta imagen tenemos además que llevaba un remolque con su chucho, que va tan a gustito disfrutando del airote. Es muy normal ver a la gente con estos remolques llevando a sus perros, ya que tienen como una necesidad imperiosa de salir a pasear en bicicleta y llevarse al chucho para que no haga ejercicio. Los que tienen perros del tamaño de ratas, los ponen en cestas en el volante y también es muy normal ver gente con los perros esos que parecen caballos, ellos pedaleando y sujetando la correa del perro que corre junto a ellos.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

Por sulaco

Maximus Julayus

4 comentarios

  1. Creo que en esa bici el que más cómodo va es el perro.
    Hoy ha salido en las noticias que en Barcelona se estan poniendo de moda las bicis con remolque para llevar a los niños al cole y preguntaban a la gente que les parecia y una señora dudaba que fuera seguro llevar ahí a los niños.
    Y yo después de ver tantas fotos de bicis de ese estilo por este blog me dije: que se lo pregunten a los holandeses.

  2. Yo por aquí tengo visto algún remolque, con niños, y sobre todo de esas que llevan cajones grandes delante para reparto de mercancía. Me parecen unos héroes, porque Galicia en especial y Coruña en particular no es precisamente famosa por su planicie… aquí hay cada cuesta que mete miedo, unos héroes.

  3. Me da la impresión de que el tipo no va muy cómodo que digamos, pero como dice el refrán, “Sarna con gusto, no pica”
    Salud

  4. Todos los que la usan dicen que la posición es muchísimo más cómoda. Yo sigo sin creérmelo. También es cierto que todos los que se compran estas bicicletas son frikis, nunca he visto a uno normal, con lo que igual su idea de la comodidad es diferente a la del resto de los seres humanos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.