Blumhouse jóvenes y brujas – The Craft: Legacy

Las películas de terror para pre-adolescentes hembras son como una broma porque todos sabemos que aparte de los dos sustos, ahí no va a haber miedo alguno, pero bueno, este es el año que nos ha tocado vivir y esta seguramente estaba predestinada a estrenarse directamente en televisión hasta que se les abrieron las salas de cine por falta de películas frescas. Al parecer está basada en una película de 1996, algo que se nota en el título en inglés, que es The Craft: Legacy. Al traducirla al español, se les fue el baifo al cielo o más bien al pasado y recordando aquella de hace cinco lustros la titularon Blumhouse jóvenes y brujas, aunque mi cerebro me jugó una mala pasada y yo la última palabra cuando lo leí, vi PUTAS y aluciné en dieciséis dimensiones.

Una julay se muda a un villorrio periférico y descubre que le gustan los bollos y las tortillas más que un buen salchichón.

Una pava adolescente se muda porque su madre se encoñó de un macho cabrío que tiene tres hijos y como que no encaja en el instituto y sobre todo, cuando decidió montar un numerazo en clase el primer día con un reglote que soltó enterito en la clase y aquello parecía un matadero. Tres frikis de clase la adoptan y resulta que son brujillas y cuando las cuatro se ponen a ello, como que tienen poderes o algo así y lo que no saben es que el macho cabrío es un brujo también que les quiere hacer pupita de la mala o hasta algo peor, quizás incluso unos tocamientos. La pava nueva se encoña de un pavo del instituto pero como que el pavo está muy liberado o así.

Miedo, lo que se dice miedo, pues no lo hay en absoluto. Esto es como un telefilm para la tarde y en ese sentido entretiene pero todo nos suena a conocido y aquí hay refritos de todas las películas del tema de la historia del universo conocido y seguramente por conocer. David Duchovny o el Agente Madler, que es como lo conozco yo, está super-pasadísimo y como que le estiraron la cara y se la pegaron con cinta adhesiva por detrás y siempre que salía en pantalla pensaba que se iba a desmoronar o algo así. Las cuatro chiquillas es lo de siempre, pavas de veintipico años haciéndose pasar por pavas de quince o dieciséis y que vamos, ni después de haber bebido litro y medio de cubatas de garrafón uno se lo creería. Al final tiene sus cuatro momentos divertidos, sus tres sustos y sus escenas en las que todas las pavas hacen conjuros juntas y aquello parece una orgía lésbica de película de los setenta. Nada que ya no hayamos visto.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto igual te sirve para verla en casa con la hembra y sacarle algo que quieras y que ella siempre te dice que no. Está totalmente prohibida para sub-intelectuales con GafaPasta. Una peli normalita.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.