Categorías
Florencia Italia Siena

La segunda parte del día en Florencia y viajando a Siena

El relato comenzó en De paso por Bolonia

Después de visitar la catedral, solo la nave ya que hace unos años estuve en el baptisterio y en el campanario, pasé por la bonita Piazza della Repubblica, en la que está la Colonna dell’Abbondanza y continué a la Chiesa e Museo di Orsanmichele, iglesia que originalmente era un enorme mercado de grano. Lo especial de esta iglesia son las estatuas de santos patronos que cubren todas sus fachadas, aunque hoy en día las que hay son copias y los originales están en museos. La ruta, corta y muy agradable me llevó hasta la Piazza della Signoria, una de las más bonitas de la ciudad y en donde estaba originalmente el David de la tortuga ninja Michelangelo y en la que ahora hay una copia de alguien que no es tortuga ninja.

En esa plaza está el elegante Palazzo della Signoria, aunque ahora lo llaman Palazzo Vecchio. Este es el corazón de la ciudad, a medio camino de la catedral, del Ponte Vecchio y con una plaza que siempre bulle de actividad. En la plaza también está la bonita Loggia dei Lanzi, con sus arcos grandísimos y el ambiente festivo que la rodea. En ella están los leones de los Medici. Mi parada era para visitar el Palazzo Vecchio, el ayuntamiento de la ciudad y que a la vez hace de museo. Elegí una entrada combinada que me llevaba por varias partes salvo el museo arqueológico. La entrada al edificio es majestuosa con las dos estatuas enormes, incluyendo el David de Michelangelo. El edificio tiene sus patios interiores y cuando subes por unas escalinatas eternas llegas al Salone dei Cinquecento, la sala más importante de este palacio, con cincuenta y dos metros de largo y veintitrés de ancho. En un principio, Leonardo da Vinci pintó una de las paredes y Michelangelo iba a pintar la otra. Leonardo decidió añadir cera a su mezcla de pintura y como tardaba en secarse, usaron estufas o algo parecido, se derritió la cera y se fue todo a la mierda. La parte de Michelangelo no llegó a pasar de los bocetos. Ahora están adornadas con frescos con las batallas victoriosas de Florencia contra Pisa y Siena, sus archienemigos de la barriada. En esta sala lo que sí tenemos es la estatua de Michelangelo del Genio della Vittoria, preciosa. Entre los lugares en los que husmeé en el museo, subí a una terraza e hice la foto anterior del Duomo visto desde este palacio.

Ventana con Duomo al fondo

Ventana con Duomo al fondo, originally uploaded by sulaco_rm.

Me dio un ramalazo de esos que le puede pasar a cualquiera de artisteo e hice la foto anterior de la cúpula de la catedral vista a través de una de las ventanas cerradas en el palacio. La visita me tomó casi hora y media que disfruté enormemente. Además, como tienen taquilla, no tenía que cargar la mochila todo ese tiempo, lo cual se agradece. El palacio está muy cerca de la Galleria degli Uffizi, considerado uno de los museos más antiguos y famosos del universo. Pasé por delante para ver si se podía entrar sin hacer cola pero no, ya había pasado la hora Virtuditas y la fila era eterna, así que lo dejaré para otra ocasión. En lugar de esto, seguí hasta el río Arno para verlo y también admirar desde allí el Ponte Vecchio.

Si este fuera un blog pachanguero y especializado en el Copiar y Pegar, no tendríamos documentos originales tan estremecedores como el vídeo anterior (que también está aquí) en el que el Elegido camina por el Ponte Vecchio y en la mitad del mismo, mira sobre el río Arno. En el vídeo se pueden ver a los incontables vendedores de palos para hacerte selfis o esa estúpida nueva moda que debería estar penada con garrote vil. Creo que en Italia por cada ciudadano hay un hindú o bengalí que vende estos palos, básicamente es imposible caminar más de cinco metros en ese puente sin pasar junto a dos.

Deshice parte del camino andado y fui hacia la Basilica di Santa Croce, fabulosa por fuera, con una plaza gigantesca que queda muy bien y que resulta que es el templo más grande de los franciscanos en el universo conocido. Tiene dieciseis capillas pintadas por Giotto y sus discípulos y por supuesto, hay que pagar guita para entrar al complejo. En este templo están enterrados Michelangelo, Machiavello, Galileo y Rossini entre otros, con lo que es como la Disneylandia de las tumbas de los grandes maestros. Vale la pena pagar por ver la iglesia, es lo más de lo más y Giotto se lo curró que no veas.

Dedo de santo

Dedo de santo, originally uploaded by sulaco_rm.

Pegada a la basílica y formando parte de la visita está el claustro de un convento. En este conjunto monumental tenían por supuesto su sección de lo que llaman reliquias y que no es otra cosa que desmembramiento de seres humanos para mayor gloria de un Dios que definitivamente, si existe es un carnicero. En la foto tenemos una pieza de cagarse por las patas pa’bajo. Un relicario con unos huesos y el dedo de un santo. Cuando salí de allí me acerqué a la Salumeria Verdi para jincarme un bocadillo del copón y después fui a la heladería Vivoli para un pedazo de helado de morirse de gusto.

Después quería ir al Museo Nazionale del Bargello pero los funcionarios dejan de trabajar a la una y pico de la tarde y estaba cerrado, con gran disgusto de mis partes. Cambié el plan y fui a ver la Basilica di San Lorenzo di Firenze, de la que es posible que sea el dedo anterior, ya que no recuerdo en cual de las dos iglesias le hice la foto pero creo que esta última tiene más puntos. Pagas por visitar el claustro del monasterio que había allí y entrar a la iglesia y ver el sótano. La iglesia es una de las más grandes de Florencia y era el ojito derecho de los Medici. En el sótano está la tumba del patrón de la familia. La iglesia la diseñó Brunelleschi aunque apañaron su diseño un montón. La fachada la iba a diseñar Michelangelo e incluso hizo un modelo en madera pero el Papa cambió de idea y no se llegó a hacer. En la actualidad parece que siguen pensando en hacer lo que quería Michelangelo ya que el edificio por fuera es horripilante y parece la embajada de truscoluña en el lugar. La vieja sacristía es muy interesante y con la entrada te daban la audioguía que te explicaba todo muy bien. La nueva sacristía la diseñó Michelangelo pero ya estaba cerrada.

Cuando acabé, ya era hora de comenzar a plantearme el salto a Siena y fui a la estación de guaguas y pillé la rápida de las cinco de la tarde. Vine llegando a Siena a las seis y veinte, me acerqué a la pensión, Casa di Alfredo y después de instalarme y pajariar un rato me lancé a las calles de Siena para buscar el antro en el que cenar y ver un poco el villorrio al anochecer.

Piazza Salimbeni de noche

Piazza Salimbeni de noche, originally uploaded by sulaco_rm.

En la foto anterior tenemos la Piazza Salimbeni que se ve mucho más bonita de noche que de día. La ciudad tiene un par de calles que son arterias peatonales y al estar en colinas, subes y bajas como la compresa de una coja. Para cenar elegí la Trattoria Fonte Giusta y como siempre pedí demasiado y me emboliché que no veas. Salí de allí cambado y temiéndome lo peor para el día siguiente, porque las leyes gravitatorias garantizan que todo lo que entra, sale por los bajos y yo ya tengo cierta reputación tupiendo retretes por todo el mundo. Después de pasear un poco regresé a la pensión. En total, ese día caminé veinticuatro kilómetros y ochocientos metros, subiendo cerca de mil escalones. Estaba tan baldado que creo que caí muerto a las diez y media de la noche.

Y así terminó el día en el que regresé a Florencia por tercera vez.

El relato continúa en Paseando por Siena

Por sulaco

Maximus Julayus

4 respuestas a «La segunda parte del día en Florencia y viajando a Siena»

Si que se ve bonito, y además cogiste un día soleado pero no de calor, es perfecto para caminar.
P.D.- Para haber grabado el video con esa porquería de móvil la verdad que se ve bien. 😛

Qué coñazo con los putos palitos de los selfies. Qué puta mania de tener selfies en todos lados. Qué bonita es Firenze.

Yo creo que lo hacen para poner en alto su fastuoso ifone 6 y que todo el mundo sepa que lo tienen. Yo solo salgo en fotos cuando estoy borracho y siempre con amigos y desenfocadas. Es un don. No hay prueba de que pasé por Tailandia el año pasado y creo que el único lugar en el que tengo 1 o 2 fotos fue en Vilna.

Los comentarios están cerrados.