Lo mejor de mi – The Best of Me

El jueves después de salir del trabajo me fui al cine y una de las dos películas que quería ver era un drama romántico. A mí estas me dan un miedo terrible porque la sala se llena de pavas hiper-hormonadas que entre lo que gimen y la fuerza con la que se zambombean los potorros en las escenas en las que algún chamo se quita la camisa, aquello es realmente peligroso. En este caso se trataba de una película basada en un libro de Nicholas Sparks, que se está convirtiendo en la versión gringa de Corín Tellado, siempre con sus historias dulzonas y de amor verdadero y tal y tal. La de esta ocasión se titula The Best of Me y en España tendréis que esperar ya que no se estrena hasta finales de noviembre con el título de Lo mejor de mi.

Dos julays que chingaron en la época del instituto, se reencuentran veintiún años después y venga a follá como conejos

Una pava y un pavo que se enamoran en el instituto, tienen una relación de amor verdadero que no cuaja porque él es pobre y de familia emparentada con el Güaca y ella es acomodada. Al final él acaba yendo a la cárcel y ella sigue con su vida y veintiún años más tarde se reencuentran en el entierro de un hombre al que ambos querían. Allí vuelve a surgir la llama de la pasión y se cortejan sin descanso hasta que por fin el chamo le pone la pierna encima y se la empeta hasta los pelos de los güevos. Entre ambos, además de las dos décadas, se interpondrán la familia de ella y un montón de problemas más.

Empecemos por lo mejor de la película. James Marsden nos regala un pedazo de actuación. Lo malo es que él es el único que parece querer aportar algo de calidad y el resto del elenco es que no puede o no quiere. Cuando encima la película se divide entre el presente y el pasado, con dos parejas distintas y de los cuatro solo hay uno bueno, la cosa falla. La pareja joven no tiene química alguna y se limitan a los músculos sin seso del chamo y a la estupidez suprema de la pava. De los talluditos, ella sigue pareciendo estúpida y del resto de personajes, solo el abuelete que adopta al pibe parece funcionar más o menos bien. Tampoco ayuda que destrozaran el guión y en la adaptación al cine, lo cambiaran tanto que lo han roto. Donde el libro era entretenido y sabía conectar con los espectadores, aportaba puntos de tensión y los resolvía, la película es plana y se limita a entretener, aunque no siempre con acierto. Casi que lo mejor, por el cachondeo, son las escenas de revolcones, esos milagros gringos asombrosos en los que un tipo es capaz de empalar a una pava con vaqueros y calzoncillos y sin bajarse la bragueta ni que ella se quite sus pantalones y bragas. Es sencillamente de risa y en esos momentos los espectadores nos partimos a descojonarnos con tremenda pollada.

Al ser romanticona pero dramática y sin final feliz, dudo que sirva para los simplones miembros del Clan de los Orcos. Como no pretenden hacer cine de autor, tampoco creo que se ajuste a los exquisitos criterios de los sub-intelectuales de GafaPasta. En resumen, que ni para unos ni para otros. Si la pillas por la tele, tiene un pase sin más.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Pues vaya, a mí lo que más gracia me hace es que en todas las pelis ellas follan con el sujetador puesto, eso no hay quién se lo trague. Se levantan todas de la cama con el sujetador puesto, no vaya a ser que se le vean las domingas, me imagino que se quitarán las bragas.

  2. Creo que esta follaba sin sostenes pero con camiseta y por supuesto con pantalones y bragas. En su defecto y si deciden quitarse la ropa, siempre tienen dos juegos de sábana en la cama. Esos obviamente no tienen a mi mucama, que clava las sábanas debajo del colchón de tal manera que si una pelleja se intentara llevar la sábana al estilo de película americana, sale del dormitorio arrastrando la cama al completo.

Los comentarios están cerrados.