Mi keli, mis escombros y mi agujero

No seas truscolán y empieza a leer esto por donde se debe, que no es otro lugar que La buhardilla

Qué emoción tan grande y mira que estamos tan lejos del final y lo primero que quiero decir y que digo es que en esta anotación hay un vídeo, así que Montse verá lo que hace y se puede ahorrar el comentario de que no se ve, porque se ve de puta madre si se sabe abrir adecuadamente los ojos, así que ella verá o no. Voy a cambiar el orden de los tres documentos y comenzaremos por los dos últimos.

En el pedazo de vídeo anterior se pueden ver las bolsas llenas de los escombros y la basura de la obra, que la magia de este tipo de instalación es que acumulan su propia basura en la misma habitación a la que van a dotar de buhardilla y antes de plantarla y usando la misma grúa, se la llevan, lo cual supone un incremento cualitativo de la limpieza en la casa, que queda mucho menos sucia por la falta de tráfico sacando los escombros. En la segunda de las bolsas se pueden ver las tejas que han quitado, o casi todas, que dejaron algunas para que aquellos que quieran un recuerdo de este día histórico puedan conseguirlo por una módica cantidad sin gastos de envío ni de dedicatoria incluidos. El vídeo también nos anticipa la vista que tendré desde esta habitación una vez haya concluido el trabajo. Vale la pena comentar de nuevo que esa pared amarilla es que cada vez me gusta más. Tenía pensado pintar de un amarillo más claro pero es que se ve divino tal cual está.

Ya comenté que por una casualidad de la vida, en otra casa del barrio precisamente ese mismo día, comenzaron a instalar también otra buhardilla. Es otro tipo de casa, son más grandes que la mía en número de habitaciones y en espacio habitable, pero tienen jardines la mitad de grandes, son más estrechas y lo peor de lo peor, el baño está en el centro de la primera planta y no tiene ventana, que para mí es como algo que no me mola nada. Aquellos que puedan enfocar su vista perfectamente verán el andamio y el agujero en la casa que está enfrente. Decir que comenzaron el miércoles a las siete de la mañana, como la mía. El sistema de fabricación es el Ancestral, con la buhardilla de madera y hecha in situ. Estamos a viernes y aún no han acabado y por el ritmo que van, yo creo que no terminarán hasta mediados o final de la semana que viene. Así que con ese sistema, pagas más dinero, toma más tiempo, los escombros salen por tu keli, los materiales entran por tu keli y el aislamiento de la estructura es de puta pena. A la izquierda del agujero hay una buhardilla que instalaron el año pasado usando el mismo sistema que la mía. Yo creo que son prácticamente un metro más pequeñas.

Por último, acabamos en los últimos minutos de terraza abierta en mi keli, con el agujero perfectamente abierto, esa preciosa regadera colgada ahí para darle un toque transcendental y humano, la estructura de mi hamaca esperando que lleguen los días de las siestas y cuatripito o quintipito, ese precioso amarillo en la pared que dicen que se puede ver desde el espacio y yo que me lo creo. Si miras en línea recta desde la regadera hacia el agujero, en la segunda fila de tejas notarás que sucede algo extraño. Esa teja, no está rota ni está perdida, la han metido hacia adentro para que uno de los chamos, cuando esté trabajando por fuera después de que hayan plantado la buhardilla, tenga donde apoyar el pie. Creo que ya lo dije pero por si acaso lo volveré a decir. En la planta superior, que hoy en día es el ático al que se accede por una escalera que desciende de los cielos, se puede crear un cuarto más, pero entre otras cosas habría que hacer una buhardilla pero del lado de la calle, solicitando permiso al ayuntamiento que te concederán porque les das doscientos leuros. De este lado, al ya tener una, dicen que está prohibido el hacer dos en cascada y lo único que podrías es poner una o varias ventanas inclinadas como la que yo tenía antes. Hay un barrio muy folclórico en la ciudad de Utrecht en el que si te metes por los patios de las casas, verás las dobles buhardilla en escalera en muchas casas. Cuentan las lenguas viperinas que se fabricaron antes de la normativa y por eso se permiten, porque en los tiempos de la ley de la jungla, todo valía. El problema de volver habitable el ático no es solo de ponerle la buhardilla, además hay que abrir un agujero en el hormigón para la escalera, construirla, cerrar el agujero actual, aislar la habitación, añadir calefacción, construir un armario o un cuarto pequeño para el calentador y mil cosas más, con lo que al final, es una inversión dantesca para una ganancia en espacio que no lo vale. De las dos chimeneas alineadas que se ven por la izquierda, la inferior nadie sabe para qué es, creemos que es meramente decorativa o tenía un propósito que está en la cabeza del arquitecto y de allí nunca más salió y la segunda, la de arriba, esa es la del calentador, que tiene esa forma tan rara porque por las aberturas inferiores absorbe el aire de afuera y por la parte superior expulsa el aire caliente producto de la caldera.

Grabad muy bien esta imagen en alguna de vuestras retinas porque a partir de aquí comienza la madre de todas las transformaciones.

Continúa a Mi basura se va al cielo para seguir esta fastuosa y fabulosa línea argumental

Por sulaco

Maximus Julayus

6 comentarios

  1. Ese amarillo con el que tanto te gusta chinchar siento decirte que, te saldrás con la tuya, pero no le gusta a nadie con un mínimo de gusto.
    La segunda chimenea es lo que llaman un Shunt, probablemente venga de tu baño, se ponen para asegurar la ventilación, no suelen tener instalación de tubería, es como si fuese una rejilla de toda la vida a la vista desde dentro, y por fuera le ponen esa “chimenea”.

  2. Y va a ser que no. La primera chimenea no está conectada a nada, la segunda, la superior, está conectada al calentador. En el otro lado del tejado también hay dos. La más arriba, es la que está conectada al sistema de ventilación, que no solo accede al baño y al retrete de la planta baja, también está conectada a la cocina y tiene un ventilador que renueva el aire 5 veces al día en toda la casa. Al mismo nivel que la que no hace nada pero del otro lado hay otra que tampoco está conectada a absolutamente nada.

  3. Gran decisión la de ampliar la buhardilla, toda la inversión se acumula al valor de la casa, no pierdes nada y ganas disfrutando de ella. Y haces mover el dinero para la economía local. Tiiiiiiio, eres un patriota!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.