Ni de coña

Creo que hoy vemos la primera película que vi cuando fui a España antes de las Navidades y como todos sabemos, allí, a menos que pueda ver cine en versión original, estoy muy limitado ya que tengo que ir a ver los estrenos españoles y algunas son terroríficas y estremecedoras, como la película que voy a comentar hoy y que se titula Ni de coña y juraría que todos los protagonistas trabajan para la misma cadena televisiva. Este es un caso en el que saber que esto jamás cruzará las fronteras de España es un gran alivio.

Un puñado de julays se van al caribe para hacer chimpún o algo así.

Resulta que cuatro parejas están como super-hiper-mega amargadas o con estrés o Dios sabe el qué y para solucionarlo se van a una especie de curso en un complejo en el Caribe en el que un gurú y su hembra les solucionarán sus vidas o eso parece a través de unos cursos maravillosos y unas gilipolleces de pruebas mientras la red que los unió se va cerrando y las movidas entre ellos van creciendo.

Bueno, ya cuando vi que era el único espectador me imaginé que este producto, más que atraer gente a los cines, las aleja y los mantiene fuera del alcance de las salas porque de alguna manera y si has visto el trailer por la tele, ya ves venir el desastre. Es como cualquier comedia de Telajinco pero en el Caribe, con los mismos gritos y los mismos colores horteras. La película tira de todos los clichés conocidos y por conocer y las escenas de cachondeo se ven venir desde dos universos más pa’llá. El humor es del zafio, contra el que no tengo nada y que si funciona, me parece fabuloso pero es que aquí no lo hace y de las cinco parejas que hay en la pantalla, creo que solo una se salva y el resto es que dan ganas de agarrarlos por el cuello y ahogarlos en un balde de agua de cloacas. Al que más vergüenza le debería dar es al complejo hotelero que se prestó para rodar esto y que seguramente no son conscientes que cuando has visto la película, si hay un solo lugar en tu lista negra de destinos en el universo, será ese hotel por las pesadillas recurrentes que has tenido tras ver la película. El director se debía estar quitando las ladillas de los güevos y en ningún momento se molestó en enderezar el desastre y los actores estaban todos desbaratados gritando y gesticulando pero actuar, lo que se dice actuar, allí ninguno fue capaz de ello. La resolución de la historia es tan patética que todavía me pregunto si la garabateó en un papel un retardado o le dieron el guión a un ciego y para no quedar en evidencia este hizo como que leía y les contó un puñado de gilipolleces y eso fue lo que rodaron. En fin, que es todo un desastre que vale la pena olvidar. Seré generoso con los puntos porque todos sabemos que este año, el poco cine que hemos tenido, hay que apreciarlo pero espero no volver a ver esta película en mi vida.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto supuestamente se hizo pensando en ti, aunque yo te recomendaría que te lleves el mechero al cine por si te entra la ansiedad cuando acabe. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, ir a ver esto implica la expulsión directa de ese grupo.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.