Paneles cremosos

No seas truscolán y empieza a leer esto por donde se debe, que no es otro lugar que La buhardilla

Hemos llegado lejísimos desde aquel día en el que cubrí el suelo del cuarto trasero de mi keli porque iban a venir a provocar un gran destrozo en el mismo y empetarle una buhardilla con cuatro metros lineales de ventanas, que he tenido que poner gafas de sol a la entrada para que se las pongan los visitantes porque te enciegas todo pa’l coño cuando entras allí, o más bien cuando entrabas porque ya he domesticado la luz con visillos fabricados en la África española y que me mandó mi madre por correo y así consiguió su certificado de votación por correo en Madrid, aunque ella vive en Gran Canaria, que no se nota ni nada que los podemitas son ratas chepudas y ladronas que pretenden ganar elecciones robándolas y después acusando a todos los demás de fascistas, incluso a los judíos, que ya en Israel se han enterado que la marquesa de Garrapagar va contra ellos y los acusa de nazis.

Volviendo al tema, pintamos las paredes posteriores, en una fase siguiente pintamos los laterales y ya hasta habíamos preparado los paneles bajo la buhardilla con una pintura para madera que no estaba basada en agua y que compré en un baratillo y que no veas como apestaba la coña y ni te cuento la cantidad de disolvente que tuve que usar para poder limpiar las brochas y rodillos, que la cosa aquella se agarró a los pelos de los rodillos como truscolán y podemita a un gobierno del que solo buscan mamar y robar hasta no poder más. En realidad, este trabajo ni lo vi hacer ni lo hice porque coincidió que se realizó en día de mis clases de italiano, que al ser parao son por la mañana y mi vecino me dijo que él no se quedaba en su keli mamándose los programas de la mañana esperando por mi y que él se iba pa’l cuarto de arriba y él solito lijaba los paneles de nuevo y después los pintaba con la pintura CREMA definitiva que compré anteriormente y que, esta sí, está basada en agua y por consiguiente, no apesta que no veas. Después de hora y media de clase corrí escaleras arriba como truscolán cuando ve una moneda de un céntimo de leuro y al entrar en el cuarto, los paneles ya estaban pintados.

La foto nos permite además ser testigos visuales de un fenómeno difícilmente comprensible por algunos de los comentaristas. La luz no solo es una parroquia en la ciudad de las Palmas de Gran Canaria, es algo creado en Hogwarts, mágico y que se refleja de diferentes manera según los materiales que acaricia. Aquí se puede ver como los paneles bajo las ventanas, el poyo, incluso los marcos de las ventanas y la tira triangular del fondo, aunque todas parecen ser de colores ligeramente diferentes, es siempre el mismo, el CREMA, que en la madera como que refleja muchísimo más, quizás por los ingredientes de la pintura y en la pared refleja menos luz y se asemeja más al crema que todos conocemos y amamos.

Con esta última sesión de pintura, el cuarto estaba literalmente acabado en lo referente a la pintura, aunque aún quedan cosas por hacer. Una de las cosas que más nos sorprendió y que no nos esperábamos es que hicimos nuestros cálculos asumiendo dos manos de pintura, en pared, en panel o en estucado y resultó que salvo por una en la que cometimos errores que no vimos, no pasamos de la primera mano de pintura en el resto y eso provocó un excedente inesperado de la pintura CREMA y de la de BLANCO PAPIRO. Haciendo unos sofisticados cálculos mentales que no creo que puedan hacer algunos que no mentaré, decidí cambiar de planes, otra vez, que cuando hay gente que me dice que yo cambio poco, ya ni me corto y les escupo a la cara porque no es verdad. Los excedentes de ambos colores serían reutilizados en el resto de la obra pintora, en la que para transformarme en un gran maestro, decidí pintar todo el interior de mi keli incluyendo los marcos de las puertas y las susodichas. La única excepción es mi dormitorio, que tiene un verde que me mola mucho y que no quiero cambiar, según la excusa oficial, que la real es que el armario es mastodóntico, no tiene ruedas o patas para moverlo y la vez anterior lo tuve que desmontar y vaciarlo todo en la cama y repartir los paneles gigantescos por la keli y aquello fue una pesadilla de tal calibre, que diez años después aún no la he olvidado y he decidido que ese verdito obscuro que no veremos está super-hiper-mega de moda. La siguiente parada sería en el baño, la sala del trono de las luces interiores y misteriosas que es muy probable que una comentarista nunca llegara a verlas por no poder ver los vídeos hospedados directamente en el mejor blog sin premios en castellano, luces que puedo confirmar y confirmo, siguen encendiéndose como un faro en un agujero negro, todas y cada una de las veces que me levanto a mear de noche. Seguramente, los dos leuros mejor invertidos de la década. Para el baño quería también pintar el techo, en el que de cuando en cuando aparecía moho u hongos o lo que sea y para lo que compré una pintura BLANCA especial que los mata y los maltrata y los hace sufrir mientras mueren en una muerte horrible. En este caso también calculé por lo alto, con una cantidad de pintura suficiente para pintar dos veces el techo del baño, pero eso lo veremos en algún momento del futuro, que no tiene por qué ser muy lejano.

Continúa a Marrón, gris y crema apara seguir esta fastuosa y fabulosa línea argumental

Por sulaco

Maximus Julayus

6 comentarios

  1. Para las puertas mejor no uses pintura, usa laca-esmalte, es mucho más resistente a los roces y te deja mejor acabado.

  2. la pintura de puertas es lacada, especial para las susodichas. Se podía elegir entre dos tipos, con más reflejo o con menos. Ya ni me acuerdo de cual elegí pero creo que es la misma que tienen mis vecinos y que da menos reflejo, que lo último que quiero es que las puertas se conviertan en espejos.

  3. mate-satinado-brillo. Esas son las tres opciones para la laca, habrás cogido el satinado, que es con un poco de brillo pero sin deslumbrar, y que además me parece la opción más acertada para las puertas. El mate en las puertas queda muy apagado, y el brillo…. muy dragqueen.

  4. seguramente, hay mat, zijdeglans y hoogglans aunque en la pintura lacada de puertas la primera no aparece. Elegí zijdeglans, que es la que menos brilla y hoogglans es como tu dices, julandrona-del-coño y obliga a usar gafas de sol para no dañar las retinas y las rutinas cerebrales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.