Por debajo del puente Nelson Mandela en bici

La semana pasada comentaba lo de La obra en el carril bici y este fin de semana, cuando iba hacia el cine hice un cutre-vídeo en el que las palabras se tornan imágenes que son más fáciles de procesar por nuestros cabezones, que lo visual siempre tira más y sobretodo cuando los dos lectores tienen ya tremenda edad. Les fascinará el ver mi sombra que demuestra, nuevamente, que voy en bicicleta. La músiquilla de este minúsculo vídeo de menos de un minuto de duración es la hilarante versión de polca del clásico El bueno, el Malo y el Feo (obviamente truscolán) de Hans Zimmer y que se puede oír en cierta película de animación. En el vídeo se ve que según descendemos, llega un momento en el que estaremos por debajo del nivel del agua del canal. El puente, que era uno hasta el año pasado, ahora son tres y parece que están construyendo un cuarto. Los dos de los lados son carriles bici de dos direcciones en ambos sentidos, con lo que se refuerza la idea de conexión del centro de la ciudad en plan bici-pista con esta ruta que te permite cruzar Utrecht sin tener que ir al centro. Aunque se ve soleado e idílico, la temperatura era de cero grados y en el sonido original se puede oír perfectamente en mi respiración lo contentísimo que estaba de tener una mano agarrando el teléfono y sin guante. Por suerte la música elimina el sonido de esa tortura. Las obras que faltan son las conexiones en la superficie entre la vía ciclista que pasa por debajo del puente y las otras dos que llevan hacia el centro de la ciudad.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Eso es lo que me ha transmitido a mi el video, un frio hereje y truscolán-podemita, osea, lo peor de lo peor en frio… 🙂
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.