Segunda inmersión en la playa de Tufia, primera parte


Con lo que me costó coger el ritmo, no quiero parar y ya que estamos, seguimos con la segunda inmersión en la playa de Tufia, que por extraño y asombroso que parezca, en el vídeo empieza al final de la primera porque grabé un par de cosillas fuera del agua que veremos aquí. No solo ese detalle es especial, la música que acompañaba esta anotación lo es aún más y emocionará a todos los fans saber que la canción es el Pour Some Sugar On Me cantado por el único, el inigualable, el asombroso, el fabuloso, el fantástico, el maravilloso, TOM CRUISE, que la cantó en aquel fabuloso musical titulado Rock of Ages y que el llutuve tiene bloqueada para España y para los Países Bajos, así que en el trigésimo penúltimo momento la tuve que cambiar por I Will Follow Him, que expresa mismamente mi devoción por TOM y que cantaban Deloris & The Sisters en aquella maravillosa película.

Comenzamos al salir del agua de la anterior inmersión, en el lugar en el que dejamos algunas cosas, como las aletas, gafas y tubos, mientras subimos al aparcamiento con las botellas para cambiarlas y coger otras llenas, con lo que hay un esfuerzo físico considerable, aunque por suerte, en la subida la botella pesa menos que en la bajada y por desgracia, las botellas en Europa no suelen ser de aluminio, como en Asia y son más pesadas. Después, en la subida, paramos a saludar a la Virgencita y al Jesusito que están por allí en su keli minúscula y enjaulados. Después, ya bajo el agua, vamos hacia el lugar en el que está el banco de roncadores, aunque nos cruzamos con el de las barracudas, aún más espectacular y lo vemos durante un rato, hasta que pasado el segundo minuto, tenemos un alucinante encuentro con un batón, que es el nombre canario para la Raya Águila, que creo que es la primera vez que veo una tan cerca en Gran Canaria. La vemos marcharse majestuosamente y la tratamos de seguir, aunque es imposible. Después, sobre los dos minutos y medio tenemos una estrella de mar naranja y de ahí pasamos a un pulpo que huía a toda leche y tras esto mayormente acabamos.

,

3 respuestas a “Segunda inmersión en la playa de Tufia, primera parte”

  1. Hombre, lo del esfuerzo físico considerable siempre es relativo, si eres un tirillas como alguno de ese grupo (ehem), será más duro, seguro!

  2. Hasta las vacaburros sudan con un traje de neopreno subiendo esa cuesta de sesenta y ocho por ciento de inclinación, que ahí debajo no bajan los coches. Suma al neopreno, el BCD que es el chaleco al que se conecta la botella, más la botella y tienes un montón de kilos adicionales que arrastrar.

  3. Las barracudas, el batón, y la superficie, la verdad es que me han gustado un montón, eso si, sin echar de menos al ton-ton ni son, para nada… 🙂
    Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.