Categorías
Folclore Nórdico

Zapatos para Sinterklaas

Zapatos para Sinterklaas

Zapatos para Sinterklaas, originally uploaded by sulaco_rm.

Esta semana, el día cinco, se celebra en Holanda Sinterklaas, que viene a ser el equivalente local a los Reyes Magos españoles y el día que la gente recibe los regalos. Una de las tradiciones, similar a la de los Reyes Magos, es que hay que poner un zapato junto a la chimenea o en casas que no la tengan, junto a un radiador y al día siguiente en el mismo tendrás un pequeño regalo, como chocolatinas, golosinas, mandarinas o galletas. Esto sucede también en los días previos a su llegada ya que el hombre llega a Holanda desde España el primer sábado después del 11 de noviembre y en el tiempo que permanece en el país, regala golosinas a los niños que se portan bien. También visita los supermercados y allí les deja regalos. En la foto tenemos una de las estanterías en un Lidl, en la que los chiquillos pintan sus zapatos de papel y los dejan y un buen día estarán llenos de caramelos o galletas. Cada niño recogerá el suyo y se irá a casa tan contento. En otro supermercado, el AH, los niños dejan un zapato auténtico, lo cual es un peligro que no veas porque con el libre movimiento en Europa tenemos como dos millones de truscolanes, delincuentes habituales y si se meten en el supermercado seguro que se llevan los zapatos para así no caminar descalzos. En las casas, los niños ponen en los zapatos zanahorias para el caballo de Sinterklaas y en ocasiones, un bol con agua para que beba.

Otra cosa que diferencia a los tradicionales regalos de Sinterklaas de la locura española es que sueles recibir uno solo, quizás en casa de los abuelos haya otro y suelen venir acompañados de un poema. El seis de diciembre, Sinterklaas se las pira y regresa a Andalucía para disfrutar del invierno no tan frío, como Genín, que igual es hasta vecino de este hombre.

Por sulaco

Maximus Julayus

11 respuestas a «Zapatos para Sinterklaas»

Ya me imagino a Genin tomando con Papa Noel. Por cierto, en este año tienen razón los holandeses, está haciendo unas temperaturas muy altas, hasta la semana pasada 27 grados a las 3 de la tarde, increíble. Ahora parece que sí que están bajando un poco, pero es un otoño primaveral muy largo.

Aquí también hay un bochorno horroroso. Ahorita mismo estamos a cero grados. La última vez que vimos el sol fue el jueves o el viernes de la semana pasada.

Los niños se lo curran.
Lo del poema, tendría que ser una tradición universal. Falta poesía en el mundo.

Hombre Sulaco, tradiciones navideñas. Bueno señores, como ustedes bien saben Sulaco suele felicitar las Navidades con una postal ilustrada con una de sus mejores fotos. Pero el año pasado cometió el sacrilegio de abortar dicha tradición aduciendo vagas excusas. Por lo tanto, y como ha estado procesando cientos de miles de fotos últimamente y seleccionar una no le será difícil, ¡¡¡ Sulaco volverá a felicitarnos estas navidades con una bella postal !!!

Supongo que en breve nos solicitará que nos apuntemos en una lista. ¿A que sí Sulaco? Piensa que somos cuatro gatos y te saldrá baratito. Vamos Sulaco, no me seas agarrao como un truscolan cualquiera.

También recordaremos que en aquella época aceptaba donaciones para mantener la bitácora y ahora la pago yo y no mando tarjetas …

Sulaco, eres un truscolán en toda regla, agarrao y pidiendo dinero.

Lo de los donativos sería hace eones de años porque no me suena de nada. Ya te vale pa cuatro que seguimos el blog. No tendrías que mandarnos ninguna tarjeta, lo que tendrías es que mandarnos una cesta de navidad.

Lo dicho, un truscolán en toda regla.

Los donativos fueron hasta hace dos años y en su momento, sumaban los casi doscientos dólares que cuesta mantener la bitácora por dos años. Hasta Genín donó en su momento cinco leuros ….

Hala!!! Pidiendo dinero a un currito y a un jubilado español desde la opulencia del centro de Europa. ¿Dónde está tu espíritu navideño?

doverinto, cada mes de esos dos años hice regalos, como los dichosos zuecos holandeses, postales de todo tipo y demás. Creo que al final me gastaba tres veces lo que donaban. También mandaba postales desde Birmania, desde Malasia, Camboya y otros destinos exóticos.

Mi espíritu navideño está congelado gracias a la temperatura del aire acondicionado del edificio en el que trabajo.

Los comentarios están cerrados.