Batman v. Superman: El amanecer de la justicia – Batman v Superman: Dawn of Justice

Lo he dicho en repetidas ocasiones, lo de las películas de superhéroes yo como que ya lo tengo superado y ver a hombres con lycras no me pone nada. Dicho esto, también reconozco que como tengo el abono de cine ilimitado, voy a verlas todas y aunque El hombre de acero – Man of Steel me pareció fabulosa, el trailer de la que voy a comentar hoy no me acababa de convencer. Se trata de Batman v Superman: Dawn of Justice, la cual se ha estrenado en España como Batman v. Superman: El amanecer de la justicia.

Dos julays bujarrones se pelean por ver quien es el que pone su chocho de hombre a disposición del otro

Al parecer, Superman tiene problemas por ser tan poderoso y tal y tal y vive con la Lois Lane, a la que se la empeta hasta los pelos de los huevos siempre que puede. En otra barriada, Batman está rebotadísimo y seguramente es un jacoso y se dedica a combatir el crímen o algo parecido y cuando se emperra con que Superman es truscolán y por consiguiente hay que matarlo, montará un pitote que no veas y después cambia de opinión y se convierten en más mejores amigos junto con una pava que pasaba por allí medio despelotada y con dos tetas como los misiles de Afrodita A, la novia de Mazinger Z.

Esta es una historia que complican demasiado y se lo toman todo muy pero que muy en serio. Se supone que estamos en el cine a ver superhéroes pero estos dos tipos están siempre soltando frases rimbombantes y polleando con tonterías. El Batman es patético, no me gustó nada la interpretación de Ben Affleck, sobre todo con lo bueno que había sido el chamo anterior en el papel. Está siempre como fuera de sincronización, cansa con su mala baba eterna y cuando se pone el traje de hierro amariconado para luchar contra Superman, es lo peor de lo peor y por mi lo podrían borrar de todas esas escenas. A su lado, Henry Cavill intenta tomárselo todo más a cachondeo, se ríe más y se le nota encoñado de la Amy Adams, algo que lo vuelve más humano que al Batman y lo hace mucho más interesante que al otro, que parece que está haciendo méritos para que lo contraten para los programas de gritos de Telajinco. La historia es demasiado compleja y puedo reconocer y reconozco que en un momento determinado me perdí, se me fue el santo al cielo y ya no sabía de qué coño iba la cosa. Lo del malo en esta ocasión no cuajó porque Jesse Eisenberg no da la talla, no está a la altura y en este tipo de películas, si el malo no lo hace mejor que el superhéroe, va de puto culo. Sus intentos por demostrar que puede parecer desquiciado y terrible fracasan estrepitosamente y hay momentos en los que más bien parece que se quiere presentar a la gala de Drag Queen del carnaval de las Palmas de Gran Canaria. El bicho truscolán que se saca de la manga para que lo combatan todos al final de la película entretiene pero no atrapa del todo nuestro interés. Por lo demás, la música está bien y la película entretiene, pero poco más.

Imagino que no hay miembro del Clan de los Orcos que se pierda esta película y probablemente, más de uno saldrá del cine confundido por el exceso de diálogos con palabras hasta esdrújulas, que son como un mito que los del Clan habían oído que existen pero jamás las habían padecido. Por supuesto, de esto huyen como ratas los sub-intelectuales de GafaPasta. En fin, que está bien para matar no un rato sino más de dos horas y media.

Una respuesta a “Batman v. Superman: El amanecer de la justicia – Batman v Superman: Dawn of Justice”

Comentarios cerrados.