Bokbierfestival 2014

Aunque a veces tengo mis dudas, está claro que soy un animal, ordinario y vulgar, pero animal y el condicionamiento pavloviano o condicionamiento clásico, que es la forma más bonita de llamarlo funciona conmigo igual que con los Orcos y los sub-intelectuales que me rodean. Casi todos los años cuando llega octubre mi cuerpo despliega un malestar creciente y me pica y me rasco porque sé que ha llegado la hora de organizar una escapada al Bokbierfestival que se celebra en Amsterdam, la ilustre capital de los Países Bajos en la que no hay ni políticos ni parlamento, el último fin de semana del mes. Mi amigo el Moreno y yo discutimos nuestra asistencia y este año nos cuadró a ambos, así que organizamos la asistencia al evento. La última vez que fuimos quedó documentada en El Bokbierfestival 2012 y después de buscar un rato encontré la prueba en Siendo social a lo uno punto cero de que también acudí en el año 2011 y tuve un pequeño hueco de dos años en los que no cuadró en mi agenda pero también hay constancia de mi visita al Bokbierfestival 2008 y Algunas fotos del Bokbierfestival y también de la visita al Bokbierfestival 2007. Lo dicho, como uno se siente cómodo haciendo las mismas cosas ricas, ricas, una y otra vez, el sábado quedé con el Moreno en el Café Cartouche en Hilversum para encochinarnos a costillas antes de salir para Amsterdam.

Como otros años, mi cerveza de calentamiento fue la Erdinger y al Cartouche se va a comer costillas, así que todos pedimos lo mismo. Con las tripas como niños de país de hambruna de la mala de redondas nos acercamos a la estación y salimos para Amsterdam. Este año han incrementado el precio del festival un güevo y me temo que como no se den cuenta de su error lo matarán. Pagamos veinte leuros por el vaso (que es la entrada) y tres monedas para tres cervezas. Lo bueno de ir el sábado por la tarde es que no está tan lleno como los viernes, el primer día y aquel en el que acude una marabunta ingente.

Bokbierfestival 2014 en Amsterdam

Bokbierfestival 2014 en Amsterdam, originally uploaded by sulaco_rm.

En total me tomé cinco bokbier, repartidas entre Ezelenbok, IJsbok y Texels Bock. Parece poco pero es un litro de cervezas tan fuertes como el vino y que te dejan ciertamente en estado de gracia absoluta.

Por supuesto, en esta anotación tenía que aparecer un vaso con ese jugo místico y delicioso que es la cerveza IJsbok, sin lugar a dudas la mejor Bokbier del universo conocido y por conocer. En las pantallas ponían comentarios de la gente que acude al festival y una cosa está clara, si eres simple o simplón y te has educado solo con los sabores de las cervezas Pilsen, estas cervezas te pueden parecer horrendas, ya que las pilsen son básicamente meados aguados de viejas seniles y las bokbier tienen unas texturas y sabores más dulces puesto que entre los ingredientes hay caramelo y chocolate. Llama la atención que según han ido pasando los años del festival, las mujeres se han ido apuntando y las alcohólicas conocidas ahora acuden regularmente para disfrutar con todas esas cervezas que solo se pueden conseguir durante un limitado número de semanas cada año y que son deliciosas.

Al salir del recinto ferial, sobre las once de la noche, nos acercamos a un FEBO para hacer algo tan holandés como comprarte unas papas fritas con mayonesa y volver a llenar el estómago para lo que está por venir, que es la tremenda sobada que demanda el cuerpo para recuperarse. Al acudir al festival la noche en la que cambia la hora, llegas a la mañana confundido como político truscolán organizador de referéndums cuando te despiertas a mear y son las dos menos cuarto de la mañana y la siguiente vez que te despiertas son las dos y cuarto y empiezas a dudar de tu tino porque tienes la impresión de haber dormido más de media hora. Por suerte por la mañana estaba en cuasi-perfectas condiciones y tras un buen desayuno de chocolate con churros que nos recuerda lo maravilloso que es el cacao, que igual te sirve para crear una cerveza que un churro me dediqué a trabajar en el procesamiento de mis fotos de Hanoi.

Por supuesto, es fácil buscar y aún más fácil encontrar pero para los que no llegan al nivel, aquí están los enlaces de algunas cervezas bok mencionadas: Texels Bock y la reina de todas, IJsbok.