El algoritmo de la amistad

Esta es una de esas cosas que yo creía haber escrito hace eones pero que en realidad dejé en un comentario de una anotación y me ha tomado un tiempo encontrar. Nos tenemos que remontar hasta el 28 de octubre del 2010, hace ahora prácticamente un año. Como es la norma habitual, el mensaje llegó en una anotación que no tenía nada que ver con el tema, Ajax 2 ? Auxerre 1, el relato de un partido de fútbol que fui a ver al estadio del Ajax.

Es una pieza fundamental de información para no entenderme pero al menos deducir mis acciones, sobre todo en lo relativo a los dosputocerolistas.

A cualquiera que siga Distorsiones con cierta asiduidad le debe sonar familiar mi extrema alergia a las personas que han elegido el camino de las redes sociales. Curiosamente, todos me invitan a pertenecer a sus telas de araña porque al parecer creen que soy extremadamente social, cuando la realidad cruda y dura es que soy asocial, al menos digitalmente, ya que para mí, las relaciones han de ser muy limitadas en número y con gente que sepa apreciarlas y no necesite publicitarlas.

Hace un par de años me llegaban las invitaciones al CaraCuloLibro y ahora son las del MásOtroTotorota, la red esa creada por el imperio del mal y del reverso zarrapastroso, la empresa que te regala los productos para robar tu vida.

Yo soy simple como una ameba y mi filosofía para aceptar o rechazar amistades se puede condensar en lo siguiente:

1: ¿Fumas?
Respuesta sí: Que te vaya lindo ?? pero bien lejos de mí
Respuesta no: ir a pregunta número 2

2: ¿Tienes Caraculolibro?
Respuesta sí: Que te vaya lindo ?? pero aún más lejos de mí
Respuesta no: ir a pregunta número 3

3: ¿Tienes MásOtroTotorota?
Respuesta sí: Que te vaya lindo ?? pero aún más lejos de mí
Respuesta no: ir a pregunta número 4

4: ¿Tienes tuiterolo?
Respuesta sí: Que te vaya lindo ?? pero bien lejos de mí
Respuesta no: ir a pregunta número 5

5: ¿eres coreano de mierda?
Respuesta sí: Así te pudras en el infierno
Respuesta no: ir a número 6

6: Encantado de conocerte.

Con estas cinco preguntas, descarto a más de mil millones de amigos que no quiero tener. Algunos hasta pueden responder afirmativamente a más de una de esas preguntas, con lo que la distancia que nos separa crece exponencialmente.

Y alguno puede creer, equivocadamente, que esta filosofía radical me debería aislar y sin embargo, ha coincidido que mis amigos piensan como yo y ninguno pertenece a redes sociales y gustan más de los encuentros físicos, las cenas echándonos unas buenas risas y degustando de una buena comida, las sesiones de cine e incluso las vacaciones juntos.

Que quede anotado en mi cuaderno de bitácora, que en el año 2011, igual que en el anterior y en el anterior a este, yo, sulaco, me declaro perteneciente a la generación UnoPuntoCero y reniego de aquellos que han elegido el camino del DosPutoCerolismo.

3 opiniones en “El algoritmo de la amistad”

  1. Hace años lo primero que habría hecho es comenzar con las excepciones. Ahora prefiero la simplicidad, sobre todo cuando de lo que se trata es de controlar la información personal que no quiero que tengan ciertas multinacionales diabólicas. Uno de los CINCO fuma y lo ha hecho desde que lo conocí en 1992 ??

Comentarios cerrados.