La gran cena

Hoy tengo la GRAN CENA en mi casa. Mi jefe visita con su novia territorio español en Holanda y tendré que agasajarles. En lugar de una comida tradicional con tres platos y algo de chimpún he optado por jugar con tapas y hacer algo que recuerden con el paso de los siglos.

Tomaré algunas fotos porque esto es contenido fresco para la sección de cocinillas. El menú de hoy está compuesto por una barra de pan, dátiles con beicon y corazón de almendra, una pipirrana, champiñones rellenos de chorizo, gambas al ajillo, pimientos asados y flan de vainilla de postre, todo acompañado de vino rosado. Les va a gustar, eso seguro.

La logística para el evento ha sido considerable. Aprovechando que ayer era día de mercado en Hilversum compré todas las verduras en el mismo. Me di un madrugón de cuidado para llegar pronto al trabajo y cuando estoy en la estación hubo un problema con la energía eléctrica y toda la estación de Utrecht se colapsó así que al final llegué a Hilversum a la misma hora de siempre. Ayer también aproveché y cociné el flan de vainilla y los pimientos asados. Creo que la última vez que hice flan fue hace como tres años porque será delicioso, pero es una puta bomba energética. Me veo el resto de la semana a base de dedos en la garganta para reajustar mi cuerpo al peso perfecto que no es otro que los 69 kilos.

Con el desajuste de trenes el chino se me colapsó y se le hizo la picha un lío. ?l veía los horarios de los trenes en la estación pero ante la duda cogió el equivocado. Además con su manía de llamar la parte trasera del tren al vagón delantero jamás nos vimos. Yo es que ya paso, que se pegue dos semanas de programas de Barrio Sésamo a ver si aprende los conceptos básicos.

6 opiniones en “La gran cena”

  1. ¿vino rosado? no puedo creerlo… ¿por qué no apuestas por un crianza de la ribera del duero y te dejas de refrescos?

  2. Porque es una cena de tapas, informal y pachanguera, con PS2 de por medio, música de Keane y con suerte avistamos a las vecinas lesbianas morreándose y para algo tan insubstancial se prestan más los rosados portugueses. Y de acuerdo contigo en lo de que los rosados son como refrescos, por eso molan tanto.

    Yo intentaré pasarme a la cerveza después de la primera copa, que tengo veinte botellas de Erdinger, la mejor cerveza alemana y me apetece bajarme un par de ellas.

  3. No viene a cuento, pero me encanta tu nuevo tapiz, o marco, o como le quieras llamar. ¡¡qué optimista!! 🙂

  4. Claro, para el “rosa”, ya tienes el vino.
    En fin, si consideras más apropiado el rosa, vale aunque, con el menú que has comentado, sobre todo por el tema de la pipirrana (que no tengo ni idea de qué es), la verdad es que combinan el blanco y el tinto, pues vale, rosado.
    Por favor, aclárame lo de la pipirrana, es que me suena fatal.

  5. La cena ha sido un ?XITO completo, pero paso de escribir hoy que estoy cansado. Al final nos ceñimos a la cerveza y pasamos del vino. Me gustan las tías que beben cerveza y que me regalan cerveza belga.

    Mi flan de vainilla es el mejor del universo con gran diferencia. ….

Comentarios cerrados.