La semana pasada en Distorsiones

Sientes un hormigueo extraño en el estómago siempre que sucede y aunque ya lleve una purriada de rondas de despidos, cuando comienzan a sonar no dejo de preguntarme ¿Por quién tañen las campanas? Que nadie se ponga nervioso que yo he vuelto a superar esta prueba y estoy casi en la final. Aunque pueda parecer que esta es la noticia importante de la semana, la que a mí me preocupa es llegar a las quince personas que recibirán Una postal de Kinderdijk. Aún quedan tarjetas disponibles así que leed la anotación y dejad vuestro nombre en los comentarios si queréis una.

Hay momentos en los que la vida se vuelve un Desvarío y así lo cuento. Me sucedió probando una nueva cerveza que debería llamarse Inepta y que es una vergüenza para sus hermanas de nombre.

Hemos seguido viendo fotos de Kinderdijk helado. Esta semana fueron Molino contra molino, Panning con patinadores, Fantasmas junto al molino de viento, ¡Ay que me escoño!, En formación de combate y Patinando con el niño.

Tengo una nueva foto de bicicletas, o quizás no tan nueva porque ya la habíamos visto. Entre los múltiples usos que se les pueden dar a nuestras amigas de dos ruedas, este Paseo en bicicleta con la amada siempre me ha gustado.

Acabamos con el Cine. Esta semana el listón ha estado muy alto. Me encantó Frost/Nixon – El desafío – Frost contra Nixon y también me gustó el drama The Boy in the Striped Pyjamas – El niño con el pijama de rayas.

Eso ha sido todo. La próxima semana más.