La Tetalogía de la silicona

Desde siempre he sentido una potente tendencia a agrupar las cosas en series. Series de películas, de libros, de actividades o de historias. Lo debo llevar en la sangre porque en el momento en que empiezo algo, surgen cuatro procesos que se desarrollan en paralelo y que quizás lleguen a concluir en diferentes formas de tratar lo mismo. Eso se nota particularmente en mi portal hacia el Universo. Hago series prácticamente cada semana y eso sin incluir las de fotos. Por eso, cuando elegí la foto llamada Tiran más dos tetas que dos carretas inmediatamente comencé a maquinar historias relativas al tema. Se me ocurrieron tres casi de inmediato y charlando por teléfono con Waiting surgió la cuarta de esas historias a través de uno de sus comentarios.

Todas estaban en mi cabeza desde el primer día y como sucede siempre, me dejé ir y después de un gran ímpetu inicial, perdí fuelle. Un día después de publicar la foto llegó La joya de la colección, quizás la más sencilla de todas y ahondando en el tema de la muerte y sus consecuencias continué con El día de la despedida, para mí la más floja de esta tetalogía.

Me tomé un respiro y cuando había escrito la tercera hubo un evento en Madrid que alteró los planes. Ya sabéis que en muchas ocasiones esta bitácora está escrita de antemano y no necesariamente por publicar todos los días quiere decir que escriba a diario. Con la tercera historia lista para nacer la aparqué y salté a la que debía ser la última, más de lo mismo y con el tema de la muerte también enlazado al principal. Esa historia se llama El día que fueron a buscarla y una semana más tarde finalmente se completó la tetalogía con Turbulencias, un toque más ligero y cercano a lo que suele ser común por estas tierras.

La tetalogía es una celebración de los implantes de pecho, ese invento fantástico que ha dado sentido a la historia de la humanidad y ha logrado que mujeres de todas las edades puedan lucir unos tetones fantásticos durante gran parte de su vida. Es tan solo una forma distorsionada de ver algo que ahora nos parece tan común pero que no hace tanto tiempo ni siquiera existía.

Y todo comenzó con una foto ??

Una respuesta a “La Tetalogía de la silicona”

Comentarios cerrados.