Presente y futuro

Lo peor que puede hacer uno es dedicarse a mirar hacia atrás. El pasado fue fantástico y todo eso pero lo interesante es lo que vivimos en el presente y lo que nos queda por bailar en el futuro. Es un cambio de mentalidad que para algunos resulta muy difícil de conseguir. Yo no miro hacia las cosas que hice hace diez años o la gente que trataba en ese momento, miro hacia lo que me espera en el inmediato presente, en el futuro cercano y en el futuro más a largo plazo. Por eso, mis páginas favoritas son las de las compañías que venden billetes de viaje ya que siempre ando organizando alguno.

Para contar el presente, tenemos que viajar hacia atrás en el tiempo hasta ayer, día en el que regresé a casa temprano para preparar un montón de comida. Mi amigo el Rubio está durante toda la semana solo en casa con las tres unidades pequeñas y me pidió que lo ayude el lunes (o más bien me asignó el lunes). Le dije que yo me encargaría de la cena y posiblemente les dejaría suficiente comida para el día siguiente y el desayuno y el domingo por la tarde, mientras otros se rascaban la barriga y se maravillaban del hermoso ombligo que tienen, yo escuchaba un audiobook y preparaba Albóndigas en salsa, Tortilla de papas con cebolla, Magdalenas, Galletas de chocolate y Lacitos de hojaldre para llevar conmigo a su casa.

Hoy también les he comprado los billetes a mis padres para que me vengan a ver en abril y gracias a Ryanair, esta será la visita más barata que han hecho y además, volando sin escalas. Ya puestos, compré mi billete para ir desde la capital de Tailandia a la capital de Myanmar y como seguía inquieto ya tengo también el billete para ir a Gran Canaria en navidades, estableciendo un nuevo récord y además con la combinación más exótica que recuerdo y que consta de cuatro aeropuertos distintos y dos compañías aéreas. Saldré de Amsterdam en dirección a Zurich, desde allí a Gran Canaria con una compañía y volveré desde Málaga pasando por Frankfurt hasta llegar a Amsterdam con otra compañía.

Todavía me queda por conseguir el salto de Gran Canaria a Málaga para redondear ese viaje en el que además de pasar las navidades con mi familia, celebraré con mi amigo Sergio (al que también considero familia) las dos décadas que hace que nos conocemos. Posiblemente cuando llegue a los Países Bajos necesitaré vacaciones para recuperarme de las vacaciones pero vamos, ese es siempre el caso y hasta ahora siempre he conseguido sobrevivir.

Mientras los viajes llenan mi futuro a medio y largo plazo, a corto plazo también tengo las distintas obras que he planeado para este año en mi casa y de las que las ventanas fueron el primer paso. El segundo y el tercero ya están en marcha y pronto tendremos otra tanta de anotaciones con los cambios de la casa.

Todo es presente y futuro … la parte llena del vaso.

2 opiniones en “Presente y futuro”

  1. Vaya estres, pero me encanta estar organizando viajes a to pasto como a tí, aunque por circunstancias personales no puedo viajar mucho en esta primavera, pero veremos a lo largo del año.

  2. Pues yo creo que existe el pasado, el presente y el futuro
    ¿Porqué me voy a privar de uno de ellos?
    Supongo que el secreto está en hacer las cosas en su momento, ahora a mi me cuesta viajar un montón, lo hice hasta no hace tanto, pero ahora, menos mal que no me apetece, porque de querer no podría permitírmelo económicamente, y pienso, como digo con frecuencia, “que me quiten lo bailao”
    Haces muy bien.
    Salud

Comentarios cerrados.