Caminando junto al río Vecht

Todos sabemos que por más que se lo pida a mi Ángel de la Guarda, lo del culocochismo y el gandulismo de ciertos comentaristas que no vamos a mentar no se me ha pegado, que ¡ajolá que se me pegara!, que así me pegaba el domingo rascándome el tripote en mi keli sin mover una pestaña. Como no es así, la semana pasada había quedado, desde tres semanas antes, con uno de mis amigos rubios para hacer una caminata. Yo propuse dos, ambas más o menos de la misma distancia. En la primera, iríamos desde mi keli hasta la estación de Hollandse Rading, siguiendo el río Vecht desde su nacimiento en el centro de la ciudad de Utrecht hasta casi llegar a Breukelen y allí nos desviaríamos al este, básicamente bordeando la provincia de Holanda del Nort. En mi segunda propuesta, comenzábamos en la estación de tren de Breukelen, caminábamos hasta el río Vecht, que está a menos de dos kilómetros y después lo seguiríamos hasta su desembocadura junto al castillo Muiderslot, uno de los secretos turísticos mejor guardados en los Países Bajos, un auténtico castillo medieval, fabuloso y precioso, que los turistas de las putas, los porros y el alcohol malo no saben que está cerca de Ámsterdam y no lo van a ver, bueno, eso y los diecisiete leuros que les costaría la entrada, que eso seguro que es una buena cantidad de droga para fumar o hasta una mamada por parte de una de las legendarias furcias sin dientes. Al llegar al castillo, regresaríamos a la estación de tren de Weesp, un par de kilómetros antes y allí iríamos en tren a Duivendrecht, en donde cambiaríamos a otro tren para llevarnos a Breukelen, ya que en esta variante, para ganar tiempo era conveniente llegar al punto de partida en plan culocochista. Aunque hace tres semanas no sabíamos el tiempo que iba a hacer, quedamos para este domingo, casualmente con alerta amarilla por lluvias torrenciales que empezarían en nuestra parte del país sobre las dos de la tarde, así que el plan era comenzar temprano y mi amigo tocaba el timbre de mi keli antes de las ocho de la mañana, cuando yo ya estaba acabando de hacer los Pannenkoeken para desayunar, que ya que venía tan pronto, yo me encargaba del desayuno de los campeones. Fuimos a nuestro punto de partida y a las nueve menos cuarto de la mañana, estábamos saliendo del aparcamiento de la estación y comenzando a caminar. Llegamos junto al río y ya lo seguimos hasta su desembocadura, haciendo una única parada sobre el kilómetro decimo cuarto para tomar un cafelito con tarta y ya la siguiente parada fue para echar un pis y tomar un refresco en Muiden, una vez llegamos al castillo.

En el fabuloso y asombroso vídeo anterior se puede ver la ruta y en el mapa, a la izquierda, está el AmsterdamRijnkanaal, que se hizo en el siglo XX (equis-equis) para que puedan circular barcos más grandes y mejores, pero en el pasado, desde la Edad Media, a la ciudad de Utrecht se venía desde Ámsterdam por el río Vecht, seguramente uno de los pocos ríos del universo que tiene portones en su comienzo y en su final (o viceversa), ya que en Muiden, hicieron el castillo para asegurarse que aquel que quisiera usar el río para llevar carga a Utrecht pagara su impuesto y le pusieron portones y al final del río, justo en la entrada del centro histórico de Utrecht, hay también portones. En nuestro camino por el río Vecht cruzamos palacios e infinidad de molinos de viento, el paseo es precioso y los treinta y cinco kilómetros no se hicieron nada pesados, aunque los últimos dos, cuando ya íbamos a la estación, nos alcanzó la lluvia y esos fueron algo mojados.

Al llegar a mi casa lo celebramos con mi legendaria creación, el bocadillo Falafel Canario, en el que se juntan mi receta del Pan de suero de mantequilla, el Falafel, mojo canario también hecho en casa, beicon, huevo duro y chorizo de teror, y todo esto produce algo mágico.

Emparedado Falafel Canario

Yo sigo queriendo hacer el otro segmento del río, pero mi amigo camina porque se está entrenando para el Nijmeegse Vierdaagse, los cuatro días de caminata en esa ciudad en los que tendrá que andar cincuenta kilómetros al día durante cuatro días consecutivos y según él, cuando lo haga ya no camina más hasta febrero o marzo del año que viene cuando empiece a entrenarse porque dice que a él no le gusta caminar, con lo que confirma que es masoquista.

Por sulaco

Maximus Julayus

5 comentarios

  1. No seré yo quien diga que está mal salir a caminar, pero un domingo de cañas y tapas y luego lo que venga, sin programar nada y en plan dejaté llevar, mola un montón.

  2. montse, la idea de sin programar nada se desactiva cuando cruzas los Pirineos y los Alpes, está contenida en el sur. Mi amigo el Moreno me llamó ayer para tantearme para quedar, que sabe que me puede llamar dos horas antes y seguramente le diga que sí y habla de organizar algo para dentro de 3 semanas o así. Otro amigo con el que intentamos organizar una cena en marzo dijo que estaban disponibles algún fin de semana de junio, pero como el tercero en discordia es el que organiza y al parecer su mujer está haciendo un vídeo de sus vacaciones en Cancún y nos lo quiere enseñar, el lunes me llegó un mensaje de ese diciendo que definitivamente su mujer no acabará el vídeo en junio, a lo que le respondí que el tercero del grupo, si él pide día para cena, le dirá que en algún momento al final de agosto o quizás octubre.

    Yo prácticamente no tomo alcohol, así que invitarme a tapas y té helado con limón seguramente me atrae menos que invitarme a caminar, por no mencionar que esas invitaciones son para ir a terrazas petadas de fumierdadores y cada vez tengo menos tolerancia.

    Sobre lo del déjate llevar, ya hoy es jueves, si no has reservado mesa para el sábado o el domingo en el centro de la ciudad, ya puedes tener claro que vas a ir a los antros que no tienen estrellas en su puntuación, vas a los agujeros negros. Hace dos domingos fui a conocer la nueva hembra del Turco y como él no organiza, tuvimos que ir a una cagada de restaurante en un hotel, uno que la vez anterior que fuimos, también sin reserva, tuvimos que pedir salmón, que encima lo cocinan mal, porque todos los platos de carne de la carta, que son como dos tercios de la susodicha, estaban agotados y estamos hablando de las cinco de la tarde y ellos están abiertos hasta las diez de la noche. Esta vez tenían carne, pero vamos, que la hamburguesa que pedí no puede competir ni en este ni en ningún universo paralelo con una de las mías.

    En Canarias ya noto que cada vez más, si no tienes mesa reservada, la hora u hora y media en la calle esperando te la curras como un campeón, sobre todo en los sitios que todo el mundo sabe que son buenos.

  3. Sabes que 35 km es más que una etapa normal del camino de Santiago verdad? eso sí que es una caminata y el resto cuentos… madre mía… y sí, es masoquista.

  4. Aquí hay un grave problema de comprensión en la lectura, la RAE define el masoquismo como Complacencia en sentirse humillado o maltratado y yo fui con gran alegría y placer a caminar, como he hecho toda mi vida, que en Gran Canaria cuando vivíamos allí, madrugábamos el sábado para irnos a caminar a la Cumbre.

    Me pregunto si ustedes han visto el super-hiper-mega vídeo, que hay dos fotos con el colega y es que se me ve sufriendo una jartá, es que lo estoy pasando fatal, que por eso no me puse las gafas de sol que no tengo, para que no se me vean las lágrimas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.