El espía inglés – The Courier

La peli que voy a comentar es una que fui a ver sin ninguna expectativa porque el protagonista es que me da un asco que no veas porque el Benedict Cumberbatch este tiene algo raro en la mandíbula y con las cámaras de cine parece como si la cara acabara mal y al final, me centro en mirar esa aberración y no me entero de lo que está sucediendo. Por suerte hay un montón de actores en casi todas las escenas y cuando él estaba solo, me fijaba en la mierda de bigote que tiene y que más bien parece un ramo de pelos de chocho de vieja. La película se titula The Courier y en España se estrena la semana que viene con el fascinante título de El espía inglés, que yo habría preferido la traducción literal y optar por truscoluña no es nación.

Un julay gallito se pasa la vida yendo a Rusia a mercadear con la chusma y gentuza local de allí, obviamente sin chimpún.

En la guerra fría con los malvados rusos, aliados de truscolanes y podemitas, los brexitones reciben un mensaje de un ruso que les quiere pasar información de las movidas nucleares y usan a un comercial de mierda para que vaya a Rusia y saque la información. La cosa es que el comercial como que se vuelve adicto a la tensión y se hace amigo del ruso que está traicionando a su país y claro, estas cosas al final siempre se saben y ya te puedes imaginar lo mal que acaba todo, aunque en este caso, al estar basada en un hecho real, también te lo puedes empapar en la güisquipedia.

Esta es una peli de espias de las de antes, ambientada en los sesenta, con lo que no tenemos a nadie mirando una pantalla de teléfono todo el tiempo. La historia es muy entretenida y durante toda la película, la tensión va in crescendo y para cuando llegamos al final, estás que rebotas de la butaca del cine continuamente. Todo el mundo hace un trabajo fabuloso, hasta el sin-barbilla ese. Merab Ninidze, del que jamás había oído el nombre anteriormente aunque me suena conocido, es fabuloso como el militar ruso que traiciona a su país y todas sus escenas son excelentes. Al contrario que las pelis del agente ese con licencia para chingar anoréxicas, en este caso, el espionaje se siente más real, sin tanta carrera ni escapada y con más trabajo aburrido en el que los que están alrededor no tienen ni puta idea de lo que está pasando.

Pese a mi asco por el protagonista, tengo que decir que es una excelente peli de espías que por supuesto, disgustará enormemente a los miembros del Clan de los Orcos porque no hay tetas, ni efectos especiales ni nada de eso, pero por otro lado, esto seguro que agrada a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Mira que ponerte a investigar los chochos de las viejas para ponérselos al bigote del tío ese, manda narices, y tiene mucho merito… 🙂
    Salud

  2. Este fin de semana empecé una serie y tuve que dejar de verla por dos motivos: 1. Es una mierda aburrida que te cagas 2. Me pone súper-nerviosa la cara del protagonista. Así que te entiendo.

  3. Yo intenté el otro día comenzar con la serie gringa «La asistenta» y después de 10 minutos desistí porque la tía y todo el mundo a su alrededor me ponían de los nervios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.