El fondo del barranco

Volvemos a mirar hacia abajo y la caidíta es espeluznante, está clarito como la luz del día que aquí no se sobrevive. Fijaros en lo estrecho que es el paso, casi que parece que irás rebotando de pared en pared dándote una de hostias según caes. Dicen que ese paso lo usaron los truscolanes cuando llegaron a España desde el quinto o el sexto coño de la zurriaga que los parió.

Publicada el
Categorizado como Málaga

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.