Esa cosa tensional o así

La semana pasada fui el protagonista de un drama dramático que igual comenzó antes sin yo enterarme. La primera vez que fui consciente del tema fue el martes por la tarde, cuando tenía un ligero pero intenso dolor de cabeza, algo que para vosotros los seres humanos superiores igual es normal pero para mí es altamente extraño, ya que la falta de neuronas tiene la ventaja de que es rarísimo que se produzca un dolor de cabeza, que al estar el cabezón vacío, hay más espacio para todas. El miércoles, cuando me desperté, tenía un vértigo del copón y levantar el cabezón en la cama era toda una aventura y el dolor de cabeza se transformó en algo continuo. Ahí comencé a tomarme una pastilla de paracetamol 500 por la mañana y una por la noche, como hacía desde que era imberbe. Esa noche, el vértigo aumentó y cuando hice las paradas técnicas en el trono mágicamente iluminado, levantarme de la cama era un suplicio por el vértigo. Por la mañana del jueves, volví a tomar un paracetamol y ya asumí que sucedía algo muy malo y truscolano conmigo y que definitivamente no era normal. Lo raro es que durante el día, el vértigo estaba ahí, pero era tolerable y de hecho, ese día fui a correr, un poco aterrorizado por si un golpe de vértigo me hacía caer pero no sucedió nada. Por la tarde, el dolor de cabeza comenzó a aumentar y me tomé una nueva pastilla de paracetamol. Como el jueves era día de fiesta nacional, no podía ir a mi médico, que además, tenía un mensaje en su página güé anunciando que estaba de vacaciones.

La noche del jueves al viernes fue un martirio y exactamente a las cinco y veinticinco de la mañana me desperté y ya no pude dormir más, del vértigo y del dolor de cabeza, que me obligó a jincarme una tercera pastilla de paracetamol. A las ocho de la mañana, cuando se abrió la veda de la consulta del médico, llamé y le expliqué a su asistente, que no estaba de vacaciones, que seguramente mi deceso era inminente y que no me extrañaría que explotara mi cabezón y provocara graves daños en las casas de la zona. Como todos sabemos que los asistentes de los médicos holandeses minimizan todo para quitarles trabajo, lo mejor es incrementar el drama hasta niveles de nominación al Oscar para que te hagan caso y me premió con una cita para ese mismo día a las once y media de la mañana con una doctora de un centro de salud cercano, casualmente la doctora de familia de mis vecinos, que el viejo, pidió hora hace una semana por dolores en el pecho y como no usa el sistema de exageración, se la han dado para la semana que viene, el viernes, que yo les digo y les repito que hay que llorar en el teléfono, hay que gritar, hay que montar espectáculo para que la asistente no te filtre. A las once de la mañana, o más bien a las once y diez, salí andando de mi casa para ir a esa doctora, que tiene la consulta en el centro de salud en el que está la farmacia de nuestro barrio, esa en la que entras y te garantizan al menos una hora de espera hasta que te dan tus medicinas. Dos minutos después del momento en el que tenía mi hora, salió la doctora y me dijo que la acompañara, como en el programa aquel de Isabel Gemidos. Entré en la consulta y le expliqué el tema del vértigo y del dolor de cabeza y como el vértigo venía de ambos oídos, no de uno. Ella me dijo que creía que eso era spanningshoofdpijn, que además de poder traducirse como truscoluña no es nación, según GooglEVIL, es dolor de cabeza tensional o algo así y tras tocarme el cabezón por el cuello, me dijo que el músculo que sujeta el cabezón por el lado izquierdo y que sube desde la espalda hasta el cabezón, estaba más tieso que la polla de un julay con sobredosis de viagra. Además, me dijo que en ese caso el paracetamol no hacía una mierda, aparte de reducir el dolor de cabeza pero no solucionaba nada y que lo mejor era tomar ibuprofeno. También me explicó que al parecer, si pesas más de cuarenta kilos, que yo estoy casi en ese peso perfecto como muchas de mis amigas bulímico-noréxicas, que en realidad hay que jincarse dos pastillas de paracetamol 500 cada ocho horas, que menos que eso no funciona. Del ibuprofeno, en cantidades de 400mg, me dijo que con uno cada ocho horas iba más que servido y que de seguir el dolor y el vértigo el lunes o el martes de esta semana, que pidiera hora con mi médico. Según salí de allí fui a la droguería, recomendado por ella ya que me dijo que podía comprar eso en la farmacia, perdiendo una hora de mi vida y pagando tres veces más o ir a la droguería y comprar ese medicamento que se vende sin receta médica, mucho más barato y saliendo de la tienda en un par de parpadeos, como realmente sucedió. Ya sabiendo el problema y teniendo un remedio, que por un momento pensé en contactar con Virtuditas para que me hiciera un rito de exorcismo o algún otro de las Meigas, que ella le hace muchos al Ancestral y mira lo bien que lo conservan en la nevera grande de estas horizontal que le han puesto en su keli, le hice masajes a la zona con el pulpo que vibra y que me compré en la tienda esa de deportes de los diez mandamientos, en donde también me compré como una pelota de masajear la espalda a la que también le di caña. Esa noche, dormí siete horas y veintidós minutos y por la mañana, aunque tenía un pelín de vértigo al salir del catre, no tenía dolor de cabeza y ambos problemas se fueron reduciendo durante el fin de semana. La razón por la que sucedió esto no está clara aunque la pava me dijo que puede haber sido una mala postura durmiendo o al estar sentado usando el computador. En cualquier caso, ya ha pasado. Eso sí, como el domingo me ponían mi primera, ya seguí jincándome el ibuprofeno hasta el martes para reducir el dolor, si se producía alguno, del pinchazo, que fue muy ligero y solo el lunes en el lugar en el que me pincharon.

Por sulaco

Maximus Julayus

7 comentarios

  1. Los músculos que afectan al cuello-cervicales y demás son muy cabrones, si tienes una contractura, impiden el paso correcto de la sangre y además de dolor provocan un montón de síntomas incómodos y dolorosos. Ya tienes una edad. ;D

  2. Luis, nada que ver con la caída. Seguramente un exceso de tiempo sentado en la silla de tortura de 50 leuros frente al ordenador, que aún no me he comprado la nueva porque los capullos de los suecos no tienen la mesa que quiero.
    Virtuditas, una edad, dice la doblemente vacunada. Eso sí que es una edad, que solo los de más de 70 lo pueden decir y ni siquiera todos.

  3. pues menos mal que se te ha pasado, porque el vértigo es super desagradable.
    Hace como un año me dió un ataque de vértigo y estuve toda la noche durmiendo boca arriba, porque en el momento que intetaba cambiar la postura me daba vueltas la habitación.
    Luego el médico me dijo que hiciera unos ejercicios de cuello y se me pasó.
    Mas o menos lo que te han dicho a ti, que es algo muscular.

  4. Pues lo mas común que ocasiona problemas de vértigo, son las afecciones del oído, no sabia que también los problemas con las cervicales tambien ocasionaban vértigo…
    Me alegra que ya estés bien!!!
    Salud

  5. sulaco, a que estamos detrás de la misma silla que está agotadísima desde hace meses en la tienda sueca? jajajajaja Color marrón dorado?

  6. Mi problema no es la silla (o no lo era, que no he mirado ultimamente). Mi problema es la mesa que quiero, que es la única de 120x80cm y que no la tienen. Las de 140 cm me parecen muy grandes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.