Categorías
Bohol Filipinas Puerto Princesa

Los vídeos del río subterráneo de Puerto Princesa y Bohol

Esta serie épica de vídeos comenzó en la anotación Vídeos de Manila, Puerto Princesa y la playa del Nido en Palawan y complementan e ilustran la narración legendaria del viaje a las Filipinas que empieza en El comienzo de otro gran viaje

El tema de esta semana está claro como la luz de un fluorescente fundido. Se trata de recordar lo rastreros y mezquinos que sois y como me negáis el gusto de poseer una preciosa y compacta cámara deportiva para hacer unos vídeos maravillosos. Lo hacéis de la manera más cruel posible, no regalándome una, que yo llevo ya dos años despertándome super-ilusionado pensando que hoy será el día y nunca lo es y mira que está en MI LISTA DE DESEOS esperando que un alma caritativa afloje la guita. Como me toca seguir sufriendo, hoy tenemos una nueva tanda de vídeos mediocres tirando a malísimos que complementan el relato de mi viaje a las Filipinas en mayo de este año.

Comenzamos marcando distancia con esos blogs mediocres que copian y pegan a destajo. Aquí, aunque no lo parece, el Elegido, también conocido como The Chosen One o De Uitverkorene, estuvo en una de las nuevas maravillas del universo conocido. La isla de Palawan, además del Nido tiene el Parque nacional del río subterráneo de Puerto Princesa, un río que como dice el nombre, está rescondido y es navegable. La visita está regulada, con un máximo de julays diarios y resulta toda una aventura. Cerca del lugar en el que te subes en la barca hay un parque y en el mismo vi un gigantesco lagarto varano, los favoritos de mi madre que de siempre ha querido tener uno como mascota porque le gustan esas malas bestias. Aunque en el vídeo no se aprecia el tamaño, el bicho es más grande que Negrita, la primera perra caniche que tuvimos y que era grande. Obviamente, le pusimos el nombre que le pusimos porque nos pasamos por los pelos cagados del culo la filosofía esa del buen rollo formal y nos negamos de frente a que le pusieran de nombre PERRITA DE COLOR. Su nombre reflejaba que era negra que no veas y por eso, yo a los negros, los llamo negros, porque decir que son de color viene a implicar que yo soy blanco y no es verdad, ya que yo también soy de color, solo que el mío es distinto al de ellos. Esa misma cortesía política es la que hace que uno no se refiera a los joputas cabezudos koreanos de mielda por ese término, que es el apropiado, ya que todos sabemos que ese es el único país en el que los cascos militares los hacen con barreños de lata porque esos cabezones no entran en los cascos normales. También, esa filosofía de la corrección impide a alguno referirse a los joputas-terroristas musulmanes de mielda por ese término, que puede ser acortado a moro-de-mielda en circunstancias en las que el número de caracteres es importante. Regresando a la historia, el siguiente vídeo, toda una oda a lo mala que es la cámara del teléfono, tiene un lagarto que seguramente le puede hacer frente a un doberman y matarlo sin sudar. El vídeo está aquí:

Pedazo de lagarto varano

En el mismo lugar y mientras esperábamos que nos tocara el turno, me acerqué a la desembocadura del río e hice el siguiente vídeo, documento terrorífico en el que se puede ver a unos filipinos haciéndose una foto con la entrada del río subterráneo al fondo y se puede escuchar a la guía contando uno, dos y ÁRBOL para que posen. Obviamente, contaba en lenguas bárbaras. El vídeo está aquí:

Junto a la desembocadura del río subterráneo de Puerto Princesa

Y exprimiendo el sitio a conciencia, ya estoy subido en una barca con remero y guía y nos acercamos a la entrada. Lo interesante es escuchar las movidas que se inventa el guía, que tiene más imaginación que un cura en la puerta de una escuela de niños pequeños. No vamos a ver vídeos dentro de la cueva ya que gracias a vuestra desidia, mi teléfono sí que no daba para tanto y con la obscuridad, allí no salía nada. El vídeo está aquí:

Yendo hacia la entrada del río subterráneo de Puerto Princesa

Avanzamos en el tiempo y acabo de entrar en el avión de Cebu Pacific que me llevará desde Puerto Princesa, llamado así porque casualmente los españoles conquistaron esas islas hace cuatrocientos años y no los truscolanes, como algún lenguaraza mentiroso nos ha intentado hacer creer y bautizamos los sitios con nombres bonitos. En este cortísimo vídeo se puede ver la niebla tan grande que había en el avión por culpa del desaire acondicionado y la calor exterior. El vídeo terrorífico para aquellos que tienen miedo a volar está aquí:

Niebla en cabina de avión de Cebu Pacific

Un rato más tarde, el avión corría por la pista para lanzarse hacia el aire y mi cutre-teléfono güindous también hace vídeos en el aire y tenemos el documento histórico de mi marcha de la isla de Palawan, el cual quedó registrado aquí:

Despegando de Puerto Princesa hacia Cebu

Cebu fue lugar de paso sin más y el destino era Bohol, en donde hay dos cosas que ver. Una de ellas son los tarseros y si eres disléxico y has leído TRASeros, el disgusto será épico porque escribí TARSeros, que son unos monos pequeños que se agarran a las ramas de los árboles como una culo-moto al macho que la transporta. Nuevamente, os culpo a vosotros por la calidad del vídeo, el cual está aquí:

Tarseros en Bohol

Y para acabar, la grandiosidad de las Colinas de chocolate , lugar precioso y exótico que yo habría usado para la película Jurassic Park ya que definitivamente, molaría mucho más si el tiranosaurio está en una de esas calvas controlando el cotarro antes de lanzarse a atacar. El vídeo está aquí:

Colinas de chocolate en Bohol

Y aquí lo dejamos. El siguiente episodio de esta épica serie es En el Santuario de tortugas de la isla de APO

Por sulaco

Maximus Julayus

1 respuesta a «Los vídeos del río subterráneo de Puerto Princesa y Bohol»

A mi el que mas me ha gustado es el del despegue del avión, el de la entrada al rio subterraneo parecia que el sonido estaba grabado en la hora punta de una estación de metro por la muchedumbre que habla al mismo tiempo… 🙂
Salud

Los comentarios están cerrados.