Mortdecai

Hoy tenemos una película cuyo trailer me provocaba unas reacciones alérgicas tremendísimas. Es decir, en el rato que te tratan de vender la historia, en mi cabeza sonaban las alarmas de pallufo sin parar, plano a plano. Cuando además los críticos la comenzaron a poner a caldo de pota, ya sabía que iba a ver una mierda pero como casi siempre, eso no me detuvo y así fue como acabé yendo a ver Mortdecai, película que creo que se estrena en España dentro de dos semanas con el mismo título.

Un julay chiripitiflaútico no da pie con bola

La verdad que resulta complicado explicar el tema de la película. Es una especie de búsqueda del tesoro que está supuestamente escondido detrás de una pintura robada y en la que participan los servicios secretos de varios países y un tipo folclórico que parece ser un noble venido a menos.

Esto no tiene ni pies ni cabeza. El guión es una aberración de principio a final. No hay nada interesante, no hay nada creíble y la historia da tantos bandazos y tiene tantos agujeros negros tragándose lo poco que vale que acabas por rendirte (y en el caso de muchos, marcharse de la sala). El desaguisado está liderado por Johnny Depp repitiendo su papel de capitán de cierta saga de la Disney. El tipo está desbocado, totalmente fuera de sitio, aburre, da lástima y la cámara no lo trata bien y se le nota a la legua que pretende aparentar cuarenta años menos de los que tiene. No se si fue el maquillaje o la falta del mismo pero la cara se le ve demasiado retocada y estirada y juraría que los lunares son los pezones que ya los tiene allá arriba. A su lado tenemos a Gwyneth Paltrow con otro papel patético, también pasadísima y con una absoluta falta de química con el resto del elenco. Entre los que se apuntaron a cobrar el cheque fácil tenemos a Ewan McGregor repitiendo líneas que no se cree y a Paul Bettany que ha pasado de ser uno de los actores que debían definir a su generación a un pobre desgraciado que hace lo que le mandan por un puñado de monedas. La sucesión de escenas estúpidas es eterna, los diálogos que te pueden dañar los tímpanos son continuos y para cuando llegamos al final, ni sabemos lo que hemos visto ni queremos saberlo. Todo un desaguisado que no tiene ni puta gracia pese a ser una comedia.

Cabreará y enrabiará a los miembros del Clan de los Orcos, que escaparán de los cines en manadas. Tampoco vale para los sub-intelectuales de GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Uf!!!
    Acabo de ver «siempre Alice» como contraste con esta no está mal, menuda llantina que me he pegado, pero tienes razón es una peli de 9
    Salud

Los comentarios están cerrados.