Categorías
Cocinillas

Pollo a la marroquí en cocción lenta

Una de las recetas que estoy haciendo con frecuencia con mi olla a presión, que es una máquina mágica y maravillosa que también sirve como olla de cocción lenta, es la de hoy, un pollo con muchísimo sabor y que no tiene trabajo, se pone todo dentro de la olla, se cierra, se pone en marcha (o se programa para que se ponga en marcha más tarde) y unas horas más tarde tienes un plato fabuloso al que solo le falta el cuscús o el arroz para acompañarlo. La lista de especias puede asustar pero por suerte las tengo todas en mi casa y para algunas de ellas, las menos habituales, he puesto alternativas con otras más populares. El pollo que uso en esta receta son muslos de pollo deshuesados, que a mí me gustan bastante y tienen más sabor que las pechugas pero supongo que se puede cambiar por pechuga para aquellos que creen que el pollo no tiene otras partes comestibles. Las ollas de cocción lenta tienen por lo general dos posiciones de cocinado, lento y rápido, alto y bajo y la diferencia entre ambas es que la lenta o baja tardará más o menos el doble de tiempo que la otra. Dicho esto, vamos allá:

Los ingredientes: 1 kilo de muslos de pollo sin hueso, media taza de dátiles (o uvas pasas o una mezcla de ambas), medio limón cortado en rodajas finas, media taza de aceitunas verdes sin pipa, 1 cebolla (roja) cortada en dieciséis partes, 3 dientes de ajo picados, media cucharadita de sal, una cucharadita de pimentón dulce, 1 cucharadita de jengibre en polvo, cucharadita de comino molido, 1 cucharadita de cilantro molido, 1 cucharadita de cúrcuma (o en su lugar 1 cucharadita de curri en polvo), media cucharadita de canela molida, media cucharadita de allspice (en español creo que es pimienta de Jamaica o si no la tenéis se puede substituir por clavo molido), 1 cuarto de cucharadita de semillas de hinojo molidas (o se puede substituir por semillas de anís molido) y una puntita de cucharadita de nuez moscada.

La implementación: Pese a la lista masiva de ingredientes, esto tiene muy poca ciencia. Espolvoreamos la sal sobre los muslos de pollo. En un bol pequeño mezclamos las especias, es decir, el pimentón dulce, el gengibre molido, el comino, el cilantro, la cúrcuma (o en su lugar el curry en polvo), la canela, la pimienta de Jamaica (o en su lugar clavo molido), las semillas de hinojo molidas y la nuez moscada.

Básicamente eso fue lo más complicado. En la olla, ponemos en la parte inferior la cebolla cortada, sobre esa capa ponemos el pollo, le echamos por encima todas las especias, sobre esto el ajo picado, las aceitunas, las uvas pasas (o los dátiles o la mezcla de ambos) y las rodajas finas de limón.

No se añade líquido ninguno y no hará falta, según se vaya cocinando se irá llenando de líquido. Se programa la olla a cocción lenta (o la olla express usando ese modo) con cinco horas a cocción lenta baja o dos horas y media con cocción lenta alta. Se pone la tapa de la olla (sin sellar la salida de presión si es la olla exprés) y se pone en marcha. No hay que abrirlo hasta casi el final, no hay que mirarlo, se deja estar y en su interior sucede la magia. La olla tiene que estar bien cerrada para que los jugos se queden dentro. Cuando ya casi es la hora, revolvemos un poco y listo. Se acompaña de arroz o cuscús. Se puede adornar con cilantro o perejil al servir. He añadido algunas fotos de otras ocasiones en las que lo he preparado y que ya estaban en la bitácora.

Por sulaco

Maximus Julayus

3 respuestas a «Pollo a la marroquí en cocción lenta»

Con la barriga totalmente llena después de cenar, no me llama nada la atención, pero tiene buena pinta y al ser cocinado tan lentamente y con tantas especias, el sabor debe de ser muy intenso…
Yo lo españolizaría un poquito con unas papitas fritas cuadradas… 🙂
Salud

Genín, me encanta tu idea esa de las patatas. Me alucina lo de hacer pollo durante cinco horas, mi madre me manda pollos de corral, que son mucho más duros con diferencia, y el máximo tiempo que me ha llevado el cocinado son 2,5-3 h en el horno a temperatura de risa, y porque estaba entero! (eran casi 6 kg).

Virtuditas, en cocción lenta, la cocción va creciendo con el tiempo, en la primera hora, seguramente la temperatura es muy baja. El pulled pork, por ejemplo, en cocción lenta, son entre 10 y 12 horas. Al final la carne se queda muy pero que muy suelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.