#SexPact – Blockers

Desde que era pequeñito veía el trailer de la película que voy a comentar y es que me descojonaba en el cine, todas las veces, una detrás de otra, la misma broma repetida hasta la saciedad conseguía que me ría, algo que tiene un montón de mérito ya que el principal problema de las comedias son sus trailers, que a veces llevan todo lo mejor condensado y cuando vas a ver la película no hay más. Por suerte este no es el caso de Blockers, que gana al Oscar a la traducción al español del título más épica, ya que en España se estrenó la semana pasada como #SexPact, aunque yo habría preferido el título mejicano de No me las toquen.

Unos julays tratan de impedir que las zorras de sus hijas mojen

Tres padres que se conocen desde siempre porque sus hijas son más-mejores-amigas, llegan a la graduación del instituto un poco nerviosos y más cuando descubren que las niñas pretenden F-O-L-L-Á ese día y que las desfloren. Los tres, o dos de ellos más otro que va obligado, montan un plan para desbaratar el tema y las van siguiendo allí por donde están pero nada sale como estaba planeado y la noche acaba siendo un desastre de proporciones legendarias, o quizás no.

Me partí la polla de nuevo con todas las escenas que ya conocía pero es que habían otras que ni por asomo salen en el trailer y que son fabulosas. Esto es cine de comedia basta, de reírte con las polladas que dicen y hacen y flipar porque vamos de barbaridad en barbaridad. Aquí nadie afloja el ritmo y las hijas son unas bestias y hacen burradas y los padres son aún peor. Hay multitud de momentos absurdos para descojonarte y la química entre los tres padres funciona muy bien. Yo sabía lo que iba a ver al cine y me lo pasé muy bien. Si nunca jamás hubiesen puesto un trailer en los cines y te la topas de frente y sin preparación, la habría considerado una obra maestra instantánea. Los tres padres suenan conocidos pero son más bien secundarios de otras pelis que aquí encajan perfectamente en la comedia. El final es un poco chorra pero es lo que tienen estas historias, que hay que dejar un saborcillo dulce en la boca de los que se van para que lleguen contentos a casa o algo así.

Estoy decidido a volver a verla con lo que aquellos hermanos y amigos del Clan de los Orcos saben que es una que no hay que perderse, que aquí aullamos todos hasta quedarnos afónicos. Si me topo un sub-intelectual con GafaPasta en el cine viendo la película probablemente me llevaré un susto mortal, esa gente ni de coña va a ver algo así.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.