Bokbierfestival 2015

El último fin de semana de octubre es sagrado para mí. Es el momento en el que se celebra el mayor evento alcohólico en todo el universo. En la ciudad de Amsterdam, como de tapadillo, en el edificio que originalmente fue el mercado de valores de Amsterdam tiene lugar durante todo el fin de semana la mayor concentración de bebedores de cerveza Bok, un tipo muy especial que se produce mayormente en los Países Bajos, aunque también hay productores alemanes y belgas y que además son cervezas de otoño con unos ingredientes muy específicos.

Tan claro como el agua cristalina, en el mejor blog sin premios en castellano, ese que se encuentra aquí se ha documentado este evento durante un montón de años y así, tenemos una anotación recurrente que ya leímos en Bokbierfestival 2014, El Bokbierfestival 2012, Siendo social a lo uno punto cero en el año 2011, Bokbierfestival 2008, Algunas fotos del Bokbierfestival y Bokbierfestival 2007. Como cada año la entrada es un vaso especialmente hecho para el festival, en mi casa tengo una colección soberbia de vasos con una capacidad de 0,2 litros ya que esta cerveza no es para tomar en cantidad sino para disfrutar con su calidad.

Este año elegimos acudir el viernes, fundamentalmente porque queríamos evitar a un grupo de colegas de la oficina y particularmente a uno que nos repatea que no veas. Como sucede desde tiempos inmemoriales, primero fuimos al Café Cartouche para cenar costillas y petar el estómago antes del evento:

Costillas en el Café Cartouche, en Hilversum

Para bajar las costillas opté por cerveza de trigo, de menos porcentaje de alcohol ya que la que me caía encima un rato más tarde era de cuidado y no quería pasarme:

Cerveza Paulaner

No hace falta que comente la cerveza anterior ya que como casi todo, ya está escrito y disponible para quien quiera leerlo en Paulaner Hefe-Weißbier, lo cual nos recuerda lo ancestral que es esta bitácora, que lleva más tiempo en el universo que truscoluña, el país ese imaginario y cueva de ladrones y estafadores varios.

Después de cenar fuimos en tren a Amsterdam y compramos la entrada para el evento, la cual se está encareciendo que no veas y este año inicialmente tenías que comprar el vaso y tres cervezas por veinte leuros. El nuevo vaso que añado a mi colección es el siguiente:

Pint Bokbierfestival 2015

Huelga decir que la cerveza que lo llena es la legendaria IJsbok, cerveza de la que de pura casualidad se ha hablado por activa y por pasiva en la mejor bitácora sin premios en castellano.

Pese al precio, la sala principal estaba petadísima de gente que tomaba bokbier a conciencia, eligiendo cuidadosamente las que quería probar. Este año vimos más hembras que en otras ocasiones y una buena manera de saber qué cervezas evitar es mirar las colas de los distintos vendedores. Cuando en la misma hay potorros, busca otra. El Moreno no quiso hacerme caso en una de sus elecciones y la cagó hasta el fondo. Las tías después le dijeron que compraban esa cerveza porque tiene un bonito color. Digo yo que lo importante es el sabor, no el color, pero bueno, no vamos a discutir cuestiones tan filosóficas.

Por último, en la sala más pequeña tenían una banda tocando música, o al menos haciendo ruido y como si hay algo por lo que todos venimos aquí es por el contenido exclusivo y original y tal y tal, tenemos un vídeo terrorífico en el que se puede ver la sala y al populacho ninguneando a la banda. La acústica de la sala era terrible …

Pachanga y cerveza en el Bokbierfestival

En total este año tomé seis cervezas o 1,2 litros, con porcentajes de alcohol que iban desde la más ñoña con 7,5% hasta el 10% de la más fuerte. De vuelta a mi casa, la cerveza comenzaba a cruzar la barrera de las costillas y para cuando entré en mi casa, me fui directo a la cama y dormí como un bellaco durante casi nueve horas. El año que viene … más.

11 opiniones en “Bokbierfestival 2015”

  1. Por cierto, las costillas tienen una pinta que te cagas, aunque ahora ni siquiera se puede comer carne porque también es mala. Dita sea.

  2. tengo claro que moriré así que me la suda si es por culpa de la carne. Mejor de eso que de comer espinacas y coles de bruselas

  3. Yo solo las como, igual que las espinacas, si el Rubio me obliga para mostrarle a sus Unidades Pequeñas que a todo el mundo le gusta esa mierda.

  4. Algún día me tengo yo que animar. Una cosa de esas, la verdad es que esas cervezas tienen muy buena pinta.

  5. Luis, Lo tienes fácil. El último viernes-sábado-domingo del mes de octubre de cada año es el festival en Amsterdam y tienes donde quedarte

  6. Luis aprovéchate que te han invitado. Pero el último fin de semana de octubre es este que viene, no?, ¿o tiene que coincidir que los tres días estén en octubre?.

  7. Gracias por la invitación pero tengo que esperar a que los hados de la fortuna me liberen de mis obligaciones , pero si lo tendré muy en cuenta.

  8. El último fin de semana de octubre fue el pasado. Que yo sepa, el domingo es 1 de noviembre. Tiene la misma regla que el cambio de hora de otoño. El último domingo de octubre acaba el festival, que empieza el viernes.

Comentarios cerrados.