La semana pasada en Distorsiones

Esta semana superé otro hito histórico. Desde el martes tengo oficialmente un papel que acredita que mi nivel de holandés alcanza el cuarto de los seis niveles en los que se divide la enseñanza del idioma según la Volksuniversiteit. El anuncio fue en Niveau vier geslaagd y ya sabéis que acepto sobornos, regalos y demás. Me están faltando horas durante el día para completar los preparativos y sigo Definiendo las vacaciones en Malasia. Saldré al final de esta semana y espero poder dejar suficiente material para que el barco funcione sin capitán aunque espero tener conexión a Internet durante gran parte de la visita a ese país.

En Mi casa hay un nuevo e importante elemento ornamental en el jardín. Se trata de La pérgola que sirve de soporte para mi parra. Me ayudó a construirla mi amigo el Rubio y con eso ya casi he terminado con las remodelaciones previstas para este año.

Finalmente, en Parada y fonda tenéis mi opinión sobre esos que vienen de visita a tu casa y se dedican a jiñar en baño ajeno.

Hemos acabado con las fotos de la costa norte de Gran Canaria. Vimos la Montaña de Gáldar, una trilogía que comenzó con un Barco bajo el sol en su ocaso continuó con una Puesta de sol en Gran Canaria y acabó en el Crepúsculo y cerrando esta serie el Faro de Sardina. Esta semana comenzará una visita a lo poco que vi de París en octubre pasado que espero que os guste.

En mi infinita curiosidad por las bicicletas tuvimos una imagen curiosa que se encuentra en una de las entradas del Keukenhof de Bicicletas de alquiler.

Finalmente, el Cine vino de la mano de la divertida comedia británica The Boat That Rocked – Radio encubierta y la también amena y divertida comedia 17 Again – 17 Otra vez.

En fin, que así transcurrió la semana.