La mega-bici de mensajería


Lo de hoy fue un milagro antes de Navidad. Mira que he visto este artefacto unas cuántas veces y he perseguido al conductor para ver si le podía hacer una foto y siempre se me escapaba el joputa y en el último día antes de viajar a Gran Canaria por Navidad, aprovechaba la hora de descanso del mediodía para ir al super y caminar un poco y me tropezaba, sin quererlo, en la puerta del supermercado, con la susodicha y me faltaron nanosegundos para sacar el telefonino y hacer esta foto. Esto cuesta un poco considerarlo bicicleta porque si aprendemos a contar con los dedos de una mano sin usar el gordo, nos salen cuatro ruedas, pero vamos, que el mejor blog sin premios en castellano es mío y para mí es una bicicleta de mensajería, espectacular. Aquí hay múltiples detalles, cmo las dos baterías detrás del asiento de puro-lujo-María del conductor, también la posición baja del mismo, con los pedales por delante y hasta ese parachoques delantero para proteger sus pezuñas en caso de que se hostie con algo. Fijaros que el volante está por detrás, el conductor va ligeramente recostado y si tiene telefonino, tiene un soporte por delante para ponerlo, junto con el freno de mano del aparato. Al no ser coche, no está sujeto a las restricciones de esos vehículos y se puede mover por toda la zona del centro de la ciudad sin restricciones, lo cual es muy conveniente para estas empresas que ven como durante un montón de horas al día, tienen prohibido el acceso a zonas enteras de la ciudad en las que no se permite la entrada de coches. Supongo que las baterías se ponen y quitan con facilidad y las cambian cuando regresa al almacén y siempre tienen la bici preparada para circular.


Una respuesta a “La mega-bici de mensajería”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.