Categorías
Cine

#Chef – Chef

Desde que vi por primera vez hace un par de meses el trailer de la película de la que voy a hablar hoy, sabía que la quería ver a cualquier precio. Estuve incluso a punto de acudir a un preestreno patrocinado por una revista para pavas que curran de amas de casa y si al final no fui es porque me jodía mi planificación para ese día ya que no la podía combinar con ninguna otra. Hubo un preestreno dos días antes de marcharme de vacaciones a Gran Canaria pero diluviaba y pasé de ensoparme por ir a ver una película y al regresar y ver que siguen con los preestrenos, he aprovechado para ir a ver Chef, película que se estrenó en España hace un par de semanas con el terrible, patético, bastardo y repelente título de #Chef, ya que algún comepollas-gordas pensó que lo de darle a la peli el toque DosPUTOCero molaba. En fin, que por algo se dice que el mundo está lleno de necios y carne de cañón para poner en primera línea de batalla.

Un julay al que botan de su curro acaba recorriendo los Estados Unidos acompañado de su hijo y un amigote en un camión vendiendo bocatas

Un chef está de los nervios porque un crítico famoso va a venir a su restaurante. Después de que su jefe le pide que se limite al menú y no ponga nada nuevo, resulta que el crítico piensa que todo es una mierda. El hombre se rebota todo y reta al crítico a volver para un menú distinto pero lo botan a la puta calle y todo sale mal. Amargado y hundido, viajará a Miami con su ex y su hijo y allí le darán una camioneta para vender comida, que reformará y comenzará una ruta por el Sur de los Estados Unidos acompañado por su hijo y su mejor amigo preparando comida y viendo como la gente disfruta con la misma.

Esto es pura pornografía gastronómica. La comida luce mejor que nunca y lo más importante es que se ve real, no como esas fotos de revista que todos sabemos que están trucadas. Aquí vemos como con un puñado de ingredientes se puede hacer magia y eso es lo más importante y funciona maravillosamente bien. En el primer tramo de la historia, la relación del Chef con su hijo aburre y apesta y detiene la historia, la lastra demasiado. Tampoco funciona demasiado toda la movida del tuiterota, aburre y resulta un recurso fácil para no contarnos nada. Por suerte cuando llegan a Miami dejan toda esa mierda atrás y la película se transforma en un road movie con dos tipos y un niño y un montón de comida que preparan allí a donde van. Esa es la mejor parte. Cuando por fin llegan a California, la magia desaparece y el final es demasiado dulce y personalmente creo que se merecían uno mejor. El director y actor principal es Jon Favreau, que está muy bien. Totalmente fabulosa y grande como una diva tenemos a Sofía Vergara, que roba todas las escenas en las que aparece y que en español debe apestar por culpa del doblaje, lo mismo que le sucede al siempre interesante John Leguizamo. Este es el tipo de película con un montón de español e inglés mezclado e imagino que al doblarla, se pierde la magia ya que el truscolán es una lengua zafia y rastrera que no mola y puede dañar los tímpanos.

No es el cine al que pueden ir los miembros del Clan de los Orcos porque se trata de una película de filmoteca pero los sub-intelectuales de GafaPasta seguro que la disfrutan, igual que todos aquellos que gustan de meterse en la cocina a preparar sus cosillas y a los que les gusta comer y ver comida.

Por sulaco

Maximus Julayus

7 respuestas a «#Chef – Chef»

Pues mira qué bien, habrá que verla, sobre todo por la comida y por Sofia Vergara, que me parece estupenda y una tía guapísima.

Creo que en iBook hay un pequeño libro con seis recetas de la película. Tengo que buscarlo y a ver si me pongo y me encochino

Por cierto, cuando vuelva de mis vacaciones, tenemos que hablar tu y yo sobre apps imprescindibles de los ipad o iphone, que me estoy volviendo loca, porque ahora quiero leer en él y también ver comics japoneses, a los que me he aficionado, cada vez estoy más friki, y me gustaría que me orientaras sobre lo que consideras necesario, ya que eres mi gurú de apple, como bien sabes.

No tengo ni idea de programas para leer libros o ver comics. Desde hace eones considero los cómics un sub-arte inferior y no me interesa en lo más mínimo. Como además sufro y padezco la cultura japonesa en el trabajo, como que tengo suficiente con eso.

Cada uno lleva en su iPad cosas distintas. Hay gente que va más por juegos, otros por libros, otros por programas para editar fotografías. En el mío, casi todo el espacio lo reservo para los episodios de las series que sigo y que tengo en el iTunes de mi Mac mini. Ni siquiera llevo mucha música, solo unas noventa canciones. No pongo los podcasts en el iPad (igual que no pongo los episodios de series en el iPhone) y los juego, los uso, me aburro y los borro.

Vaya eras mi esperanza, es que tengo que estudiarme los dispositivos porque creo que no les saco el partido que debería. A ver si me leo en internet alguna guía buena que me ayude a optimizar los equipos, porque en muchos de ellos ya me está diciendo que no tengo espacio y creo que debe ser por tener series en todos los sitios, etc. Lo tengo como asignatura pendiente. En cuanto a lo japonés, coreano, es que estoy en la fase oriental y me gustan las pelis, series y ahora los mangas, friki que es una, ya a la vejez, lo que no me entra es la comida.

Todo el mundo sabe que en lo que a mi respecta, estoy a favor de la erradicación completa de la raza de los cabezudos y tras padecer a los japoneses desde el 2005, tampoco los tengo en gran estima y si alguien quiere que yo no acuda a alguna cita, solo tienen que hacerla en un restaurante de ese país o poner comida de ellos para que no vaya.

Los comentarios están cerrados.