Fast & Furious 9

Mira tú por donde que saltamos de una saga interminable a otra saga interminable, aunque en este caso, las películas han conseguido siempre superar el aprobado y algunas hasta han tenido buena nota. Por aquí leímos de Fast & Furious – Fast and Furious. Aún más rápido, Fast Five – Fast & Furious 5, A todo gas 6 – Fast & Furious 6, Fast & Furious 7 – Furious 7, Fast & Furious 8 – The Fate of the Furious y hasta Fast & Furious: Hobbs & Shaw. Y tras tantas pelis, hemos llegado a Fast & Furious 9, que se estrenó en España con ese mismito nombre ya que parece que se cansaron de lo de A todo gas, que suena más bien a competición de peos tras comer castañas, como las que hacen en Galicia y de las que se dicen que Virtuditas ha ganado varios premios y podría representar a España en unas olimpiadas.

Un puñado de julays jinameños no paran de reventar carros que por supuesto han robao.

En algunas de las películas anteriores hasta intentaban escribir un guion de más de cinco palabras pero en esta ocasión, ese no fue el caso y más bien se centraron en describir escenas de acción con coches por un tubo y muchas explosiones y nos van saltando de una en una hasta que nos agotan por sobreexposición, que son casi dos horas y media de más de lo mismo. En este caso al parecer el malo es el hermano del Toretto, que se ha pegado un montón de películas hablando de lo importante que es la familia y que todos son familia y ahora resulta que al hermano, ni agua, que lo tiene en su lista negra de toda la vida y por eso el susodicho quiere vengarse y además, le gustan también los coches y tiene un primo rico que le paga todos sus caprichos o así. Iremos saltando de lugar en lugar en Europa con estos dos haciendo unos estropicios automovilísticos que no veas y hasta sucederá en el espacio y hasta en las internetes con virus.

Esto en lo relativo a guion es una debacle porque no hay historia o al menos, a mí se me escapó completamente. Se trata de sacar coches espectaculares, pelanduscas agitando la caja de la mierda delante de los mismos con la misma velocidad que una lavadora afronta el centrifugado y que al parecer, son hembras a las que no les molesta que se las valore por el coche que tienen detrás y están siempre dispuestas a quitarse las bragas para que un macho haga con ellas lo que quiera. Los diálogos te hacen chirriar los oídos y la resolución que nos lleva a la barbacoa final es peri-patética. Dicen que la próxima será la última porque ya no les quedan coches por destruir en el universo conocido y el cacho de carne con ojos que es Vin Diesel conseguirá llegar a la décima película sin haber conseguido domesticar el músculo único que es para que muestre algún atisbo de actuación. Si le hubiesen quitado una hora de metraje, seguramente sería un peliculón pero con dos horas y veintidós minutos, se hace eterna.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto es como tu catecismo y tienes que ir a verla en manada y agarrando a tu hembra por las ubres para que no se te escape. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto te puede provocar daños cerebrales permanentes. Muy sosa.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.