La semana pasada en Distorsiones

La semana pasada comenzó con Anuncios dramáticos y no tanto y que se pueden resumir en que en estos momentos estoy en Gran Canaria y el mejor blog sin premios en castellano está funcionando mayormente en piloto automático. En el acondicionamiento de mi Keli esta semana llegamos a Los visillos de la buhardilla, que mira tú por donde me paso yo lo del noche y día, las tres posiciones y demás. Yo puse lo que me mola a mí. Vimos otra cosa para transformar otro objeto en bicicleta, Otro manillar de bici para silla de ruedas, y algún día, cuando vuelva a mi casa, lo añadiré en cierto álbum. En La ruleta rusa de los viajes tenemos mi impresión de lo que sucedió en el salto de tres mil seiscientos dieciocho kilómetros.

En Kanchanaburi, vimos unos Elefantes bañándose en el río Kwai Yai, seguimos con Elefantes saliendo del río y hasta con un Influenser sobre elefante en el río y lo dejamos con un Elefante rascándose contra un árbol.

Fui a ver dos películas al cine, en Gran Canaria y por aquí comenté tres, comenzando con el dramote de traiciones Judas y el mesías negro – Judas and the Black Messiah, seguimos con la excelente Un lugar tranquilo 2 – A Quiet Place Part II y acabamos con la película alemana Ondina. Un amor para siempre – Undine.

Por ausencia del personal, nos saltamos el despliegue visual de comida.

Y así transcurrió la semana.

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. Genín te va a odiar por dejarlo sin las fotos de los platos, aunque sea una semana.

  2. Osea, que yo me quedo a palmar de hambre por ausencia de personal, hace falta tener bolas!!!
    Como me conoce la Virtu… 🙂
    De todas formas, esta vez me iba a quedar a pura dieta de tus helados canarios que me corroen de envidia totalmente malsana y truscopodemita… 🙂
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.