La semana pasada en Distorsiones

Todavía se me están asentando las chacras después de que se me quedaran estupefactas tras pasar de cero grados y nieve a veinte grados y solito en Málaga y regresar a cuatro grados y baldes de agua el domingo por la noche. Esta semana, Dios-no-terrorista-musulmán-ni-truscolán mediante, contaré algo del viaje para aquellos que no están viendo las preciosas fotos por mi istagrame. Durante la semana pasada, que fue de las más escuetas que hemos tenido en mucho tiempo por culpa del drama de flickr, hablé de La Roja y eso y de mis vacaciones navideñas en Gran Canaria también tenemos Mi tercera visita al Cabrón con un vídeo épico y estremecedor. En Los puntos críticos se demuestra que pese a ser africano, yo el hielo lo domino como un barman.

En Viena la semana comenzó viendo la Michaelskirche, metimos el hocico para ver el Altar mayor de la Michaelskirche y por fin salimos de aquella calle para visitar La Albertina y el Archiduque Alberto de Austria-Teschen con esa aberración tan grande que se ve por delante y que se explica un poco en La Albertina desde la calle.

La semana fue de sequía y solo fui a ver una película al Cine, aunque había previsto dos pero yo ya no salgo de casa en medio de una nevada para ver algo que sé a ciencia cierta que será malo y que puedo ver una semana más tarde cuando se estrene oficialmente. Por aquí comenté cuatro, agotando mi despensa y entre ellas comenzamos con la puta mierda del copón de la supuestamente comedia Nobody’s Fool, seguimos con la fantástica Glass (Cristal) – Glass, el nivel se mantuvo con la divertida y entrañable Cómo entrenar a tu dragón 3 – How to Train Your Dragon: The Hidden World y acabamos con la aburrida película holandesa de pavas en edad de tormentas hormonales llamada Vals.

Y así transcurrió la semana.

9 respuestas a «La semana pasada en Distorsiones»

  1. Pues por lo visto, la dieta va a ser permanente, yo creía que se normalizaría, porque nunca he entendido porqué no puedes sacar fotos y publicarlas aquí, tal y como yo hago en mi blog cuando quiero, pero en fin, cuando se está en casa ajena, medio guanche, medio come quesos, no hay mas remedio que aguantar… 🙂
    Salud

  2. No las puse nunca aqui porque la gente te las enlazaba y te contaba a ti el ancho de banda, que te recuerdo que tú usas blogger y yo pago el alojamiento y tenía un ancho de banda y un espacio limitado. Eso cambió con el tiempo pero me daba pereza mover las diez mil, repito, DIEZ MIL, tripito, D-I-E-Z M-I-L fotos y vídeos que hay, así que llevo dos mil de cine pasadas y este fin de semana borraré completamente el resto y las tendré que ir subiendo poco a poco, así que esto va a tomar un tiempo antes de que pueda poner las fotos de comida, que además serán siempre la misma porque no subiré como hacía antes, nuevas cada momento. Cuando cambie una, la cambiaré en todos lados de un tirón.

  3. Ya, pero eso es lo que no entiendo, se supone que puedes sacar la foto a un plato y publicarlo directamente en la entrada, como yo, ¿No?
    Pues así quedaría solucionado, y yo no moriría de gazuza… 🙁
    Salud

  4. No, Genín, porque tú lo publicas en un servidor de GooglEvil y yo cuando la subo, la subo a un servidor que estoy pagando y en el que antes, cuando empecé con flickr, tenía una cantidad de espacio muy, muy limitada, unas cuantas decenas de megas. Además, el ancho de banda, que es la cantidad de información que suministras cuando alguien visita tu página, estaba también limitado y si digamos mil personas cada día veían la página, la segunda semana del mes ya lo había agotado y directamente, el blog quedaría en blanco hasta el comienzo del mes siguiente o tenía que pagar muchísimo (y estamos hablando de cientos de euros más) para incrementarlo. Por eso opté por flickr para almacenar las fotos, para que solo el texto (que ocupa mucho menos espacio) esté en la bitácora y no llegar al límite. Ahora mismo, solo con las fotos de Viena, con las de Siargao y con las de cine que he subido, que son unas mil, ya hay un giga de espacio ocupado en el servidor y para cuando acabe con todo, seguramente serán quince o veinte. Si hubiese elegido el camino de blogger o wordpress gratis, no habría podido tener mi propio dominio, no habría podido controlar si hay publicidad en el blog o no y si alguien me denunciaba a la empresa por contenido inapropiado, por ejemplo la zorra de mierda que se molestó cuando dije que la película marrón obscuro casi mierda era una basura, me cierran el blog directamente y pierdo todo. Tú pones anotaciones amorosas, yo reparto candela. Deberías ver los comentarios de odio profundo que bloquea el sistema, yo no suelo dejar a la gente indiferente.

  5. Yo aún daría algo por poder ver esos comentarios de odio profundo, estoy segura de que son jugosísimos… XDDD
    PD.- es que esa película (por llamarle algo) era una puta basura….

  6. Virtuditas, no los veo ni yo. El sistema los modera y los borra después de unos días o semanas, no tengo ni idea, cuando decide que no me interesan. Solo cuando el Ancestral o Doverinto se quejan porque no aparece algún comentario suyo entro a mirar ese sitio y en todas las ocasiones es porque ponen enlaces en los comentarios y están prohibidos para todo el mundo salvo el Elegido.

  7. Siempre he pensado que el blog está limpio como una patena a pesar de la contundente verborrea de Sulaco, el robot ese que tiene funciona de maravilla, yo lo he sufrido aunque los enlaces fueran de la propia distorsiones. Este dominio hace un montón de años que lo tienes y fue un acierto. Cuéntanos aquella jugosa historia en la que una gran corporación musical quiso pagarte una pasta gansa por tu dominio, porque qué mejor nombre para el portal de referencia de música en lengua hispana que distorsiones.

  8. Nunca me han ofrecido nada ni tampoco he buscado venderlo. Hace poco cambié el dominio desde un proveedor a otro y prorrogué el registro por tres años, con lo que todo parece estar atado y bien atado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.