El buen patrón

No me canso de tripitir que a mí Javier Bardem me cae super-hiper-mega mal, lo tolero, pero sí él es lo que usan para atraerme al cine, básicamente veo cualquier otra opción y dejo esa para el final con la esperanza de que la quiten de la pantalla y ahorrarme el trago. Un buen ejemplo, si hay un personaje que yo quitaría de Dune, sería el suyo, yo pondría en ese papel a cualquier otro julay, incluyendo a cualquier heredero del nefasto Tolquien. Esto explica que la última película española que fui a ver en el 2021, fue la última que me quedaba en la cartelera y se titula El buen patrón y antes de que me toquen los güevos, sí, he leído a posteriori que es la candidata española para los Oscars a este año y sí, votaré por cualquier otra, incluso si no he visto ninguna de las otras.

Un julay gilipollas, folla becarias y arruina vidas.

Resulta que un pollardón insufrible es el dueño de una empresa de básculas a la que le van a dar una mierda de esos de premios y el capullo está tan obsesionado con ello que hará lo imposible para conseguirlo y por el camino, se asegura de follarse a la becaria, como a todas las anteriores, coloca a un quinqui en la empresa de su mujer, echa y arruina la vida de un buen empleado y es tan pedante, que fusilarlo con escopetas de balas de gofio debería ser un derecho de todos y cada uno de los seres humanos.

Estaba yo solo en el cine, viendo esta comedia y lo que noté en seguida fue el silencio de la sala porque la parte cómica no funcionaba conmigo y los millones de tics que arrastra Javier Bardem de todas las películas anteriores y que sigue usando, me enervaban. Había otros actores y actrices que estaban muy bien pero como la cámara se empeñaba en centrarse en él y en sus polladas, poco a poco fui cayendo en el mar del aburrimiento y ahí me quedé. Básicamente esto es la glorificación del enchufismo empresarial y de como, la estupidez y el lamer culos te pueden llevar muy lejos.

No creo que pueda decir nada más porque me aburrí y con sus dos horas, se me hizo treinta minutos demasiado larga. Lo mejor es la parte del tipo al que ponen en la puta calle y que acampa delante de la empresa para protestar. Esto seguro que lo ponen en Telelevisión española, que para eso la produjo. Si eres un miembro del Clan de los Orcos y te obligan a verla, clávate bolígrafos en los ojos y ahórrate el sufrimiento. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, te encantará porque es como una oda al pedantismo que tanto te mola. Le doy dos puntos adicionales por la pava follable, la becaria, que estaba del copón.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

9 comentarios

  1. Coincido contigo, no puedo con eserojo de mierda de la izquierda caviar que solo ladra cuando no gobiernan los suyos actor, no me creo sus personajes porque sólo veo un activista político.

  2. Coño, sorprendido me has, es la primera critica negativa que leo de esa pelicula, hasta tu consultor de cabecera, IMDB, que no utilizo casi nunca, le da 7:6, decir que a mi si me gusta Barden, tiene actuaciones memorables, sobre todo en papeles de malo malísimo, pero claro, yo solo lo veo como actor, sin prejuicios tipo doverinto… 🙂
    Salud

  3. Pero claro, para gustos están los colores, y por supuesto hay que medio respetarlos, aunque supongo que en las críticas que se puntúan deberían excluirse los prejuicios, de nuevo, pongo de ejemplo a doverinto, aunque el se salva porque no critica… casi, que se me habia olvidado decirlo… 🙂
    Salud

  4. Tienes razón Genín, a la hora de ver una película sólo debería valorar el trabajo de ese actor sin en cuenta sus ideas políticas, pero cuando te significas tanto políticamente no ves al personaje que interpreta, ves a ese rojo de mierda cara de mongol defendiendo políticas que esquilman a las clases trabajadores. Díria lo mismo si defendiese las políticas de la gentuza del PP o Vox. Menos mal que en Dune no apareció demasiado. 🙂

  5. Y Villeneuve lo habría bordado si en vez de al cromagnon hubiese puesto a Benicio del Toro. Ahí lo dejo.

  6. Yo tengo la suerte de ver el trabajo que hacen como actores y actrices, directores y demás del gremio, lo demás me la trae floja, si te pones a analizar, entre maricones, lesbianas, pedófilos, abusadores sexuales, truscolanes, podemitas y demás gente de malvivir, quedarían pocos profesionales , eso sin contar con los que profesionalmente no nos gustan… 🙂
    Salud

  7. A mí el pollardón ese no me gusta como actor, que jamás actúa, siempre es la misma verdulera. Me la sudan sus ideas políticas, me cae mal como actor, jamás lo he visto metido en un papel, siempre veo al mismo gilipollas, desde antes de que saliera de España.

  8. Mira que sois verduleras. No tenía pensado verla, así que esta puntuación tampoco me sorprende.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.