La semana pasada en Distorsiones

Llegamos al primer repaso de semana hecho desde África y usando el aiPá con mi pequeño y fastuoso teclado bluetú al que le he sacado un partido que no veas. Como en otras ocasiones, las cosas igual se ven algo raras o hay escandalosas faltas ortográficas gracias al corrector de la manzana podrida y mordida, que cambia palabras aleatoriamente cuando no le gustan. Particularmente, las fotos no tendrán los típicos enlaces porque desde el aiPá es literalmente imposible hacerlo, que mira que repiten que es igualito que un ordenador personal, pero no nos engañemos, NO LO ES. Comenzamos con El pilotillo ese automático que es el anuncio que pasamos de la conducción con il Scelto del mejor blog sin premios en castellano a la conducción autónoma, mayormente. Vimos una nueva bici, una fastuosa y rarísima Bicicleta con compartimiento de carga inferior que algún día del año que viene añadiré en cierto álbum porque esa es otra de las cosas que no se puede hacer sin un ordenador de verdad. Y antes del cine del fin de semana, en Hacía el sur conté el viaje de ida desde los Países Bajos a Gran Canaria.

En Koh Tao, vimos la La bahía Lang Khai y seguimos con la cara en las rocas de Laem Thian y la tercera foto fue de Otra vista de las rocas de Laem Thian y llegamos al fin de semana con La zona de la bahía de Ao Hin Wong.

En lo relativo al cine, fui a ver tres películas, una en los Países Bajos, que fue mi cuarta vez con West Side Story y las otras dos en Gran Canaria, cine español que iba a empotrar durante las navidades pero que ahora que sé que los cines holandeses están cerrados, encolaré para después de regresar al norte. Por aquí comenté la sosa Eternals, con un montón de julays y una bulímica, seguimos con la mierda de The Boy Behind the Door, continuamos en modo de basura con Los Estados Unidos contra Billie Holiday – The United States vs. Billie Holiday y acabamos con Pig, una flipada de película.

Ya fuimos informados en el resumen anterior que durante las semanas de sacrificado exilio africano, no habrán fotos de comida, aunque algunos seguro que saben como encontrar otras y las de los helados, que ya llevo cinco helados y diez sabores únicos e irrepetibles.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Si, y si siempre te he tenido malsana envidia cuando te veo los helados que te zampas, ahora, la envidia es mas malsana aun, casi venenosa, porque al helado le acompaña una temperatura acojonante, y aquí, hace un frio que no te cagas, porque se congela todo y no sale el trusco… 🙂
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.