Los viajes del 2021


Si hay un resumen anual de los clásicos que agoniza y quizás debería dejar de hacer, es el de hoy, que lo de los viajes es algo viejuno y ahora vivimos en un universo sedentario en el que nos movemos mucho menos que la compresa de una pava en silla de ruedas. El del año pasado tuvo algo de variedad pero el de este año es hiper-mega patético y básicamente cubre dos países y viajes de ida y vuelta entre ambos. Esta saga de resúmenes de viajes tuvo su edad de oro antes del 2020 y este es el duodécimo resumen, aunque los que molan son los viejunos, que comenzaron en el año 2010 y siguieron en el 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020.

Básicamente, tenemos el regreso navideño desde Gran Canaria, la visita a la isla redonda en julio, la escapada de fin de semana largo a Málaga al final de agosto y el regreso navideño a Gran Canaria por Lisboa a mediados de diciembre. No hay más. Si el año pasado la caidita era brutal, este año ha sido aún peor y el total han sido dieciseis mil cuatrocientos diecinueve kilómetros, once mil seiscientos catorce menos que el año anterior o sesenta y dos mil novecientos treinta y dos menos que en el 2019, que en mi caso fue la cima que supongo que jamás volveré a alcanzar, aquel año maravilloso.

Me he subido en siete aviones, comenzando con un vuelo de Gran Canaria (LPA) a Amsterdam (AMS), un regreso veraniego a Gran Canaria (LPA) desde Eindhoven (EIN) con retorno al norte por Rotterdam (ROT), y también pasé por Málaga (AGP) y mi regreso navideño a Gran Canaria fue parando en Lisboa (LIS).

Solo volé con tres compañías aéreas y por segunda vez en desde siempre, Ryanair no fue una de ellas. Hice tres viajes con Transavia, dos con Easyjet y dos con TAP. Con Transavia hice nueve mil cuatrocientos cincuenta y nueve kilómetros, con Easyjet fueron tres mil setecientos setenta y con TAP fueron tres mil ciento noventa.

GooglEvil como siempre me permite hacer un pantallazo con los lugares del universo por los que anduve y como mi mundo es tan minúsculo, ni necesitamos más de un pantallazo como otros años. Al norte tenemos la movilidad en los Países Bajos, al oeste el paso por Lisboa, en el medio, Benalmádena y la inmersión en la costa de Granada y al sur, Gran Canaria. No hay más.

Por el momento, el 2022 pinta tan tenebroso o más que el 2021, así que en lo relativo a viajes, no planeo absolutamente nada, salvo por aquellos que hago con mi bicicleta en la vecindad de mi keli. Recuerdo que el año pasado en estos días nos machacaban con el mantra aquel que decía que las vacunas nos liberarían y yo ya me he jincado tres y como yo muchísimos más julays y seguimos igual o hasta peor.

Si el año que viene va por este camino, creo que hibernaré este resumen hasta algún siglo venidero en el que se pueda volver a viajar.


2 respuestas a “Los viajes del 2021”

  1. Parece mentira como pueden cambiar las cosas cuando menos se lo espera uno, en este caso, teniendo en cuenta lo pequeñito es el causante, y encima, un microenano de mierda… 🙁
    Salud

  2. Menos mal que no tengo que hacer yo un resumen, sería mucho más triste todavía… este año fue una miseria. En febrero me voy a los madriles a estrenar el AVE, y estoy tan desganada que no he hecho ni reserva en restaurantes, ya me veo al final cenando en un macmierdas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.