Categorías
Asuntos Varios Reality sucks

Hoja de ruta del 2015

En esta semana llena de resúmenes y en la que arrejunto cosas del pasado más cercano por aquello de indexar la información de manera que pueda perderla convenientemente, también miro hacia adelante y escribo cosillas sobre lo que quiero o debo hacer y así después cuando no las hago, me queda la satisfacción de no poder negarme a mi mismo. Esto de la hoja de ruta o la agenda es como politiqueo, una condensación de oportunismo y trapicheo ya que aunque uno lo busque, la vida no está escrita en zafiro y de lo que dices a lo que haces hay un océano de por medio y quizás hasta más. Yo sobrellevo como puedo la cruz de escribir el mejor blog sin premios en castellano, hito que logré precisamente el día que lo comencé en enero del año 2004, ya que por mucho que hayan julays que quieran y desean, solo el Elegido puede lograrlo. Esta hoja de ruta es un clásico de los meses de enero y con la presente llegamos a la undécima edición, la cual sigue la estala comenzada por otras en los años 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014.

En el duodécimo año del lugar en el que Nada es lo que parece y en esta segunda década, sigo voluntariamente marginado de las redes aSociales y probablemente estoy muerto para todos esos que te buscan una y otra vez y no te encuentran porque no saben en donde hay que mirar.

Mi vida es sencilla e itero varios círculos. El más interesante es el de los viajes, algo que muy pocos pueden presumir de tener semejante archivo de información que aunque parezca que no uso, hoy mismo me pedía consejo el Rubio ya que está sopesando el ir a Vietnam con su Primera Esposa y las tres Unidades Pequeñas y en lo referente al sureste de Asia, hay pocos que hayan estado en tantos sitios como yo y aún menos que tengan los diarios de esos viajes. Este año mis escapadas comenzarán con Nápoles, aunque el objetivo es Pompeya. Estaré allí tres días y aún no he terminado de aclararme ni de donde me quiero quedar ni de lo que quiero ver pero me da la impresión que tres días completos en Pompeya es demasiado, así que igual uso uno para Nápoles o para alguna escapada en la zona. Mi siguiente escapada tiene punto de entrada y salida pero no hay plan, vuelvo a Bolonia para pasar otro fin de semana largo regresando por Pisa. Mi idea actual es dormir en Bolonia (llego de noche), salir al día siguiente para Modena, seguir a Siena y quedarme allí hasta el domingo y viajar ese día a Pisa en tren para volver a Holanda. Igual lo cambio por Florencia, ya veremos. Después volaré a Katowice en Polonia, aunque ese es solo el punto de entrada ya que voy a Cracovia, otra ciudad polaca que quiero ver. En ese lugar aún no he decidido si iré a los campos de concentración cercanos. Tras eso vendrá una visita de una semana a Gran Canaria y posteriormente un fin de semana en Sofia, la capital de Bulgaria. Aún no se cual será mi destino asiático pero la probabilidad más alta la tiene un combinado con tres días en Pekin y el resto en las Filipinas, más que nada para aprovechar lo de las visas gratis de 72 horas en tránsito en China y ver la dichosa muralla esa que se puede distinguir desde el espacio que hay sobre mi keli y al que probablemente nunca iré. El resto del año es un libro en blanco pero entre los sitios que quiero visitar están GDansk en Polonia, otra escapada a Roma, Quizás Sicilia, Viena, Génova y probablemente Estambul. Todo dependerá de los destinos de las aerolíneas de bajo costo que operan desde Holanda.

Otro círculo que frecuento es el del cine. Conseguir el triplete y volver a ver al menos doscientas películas se me antoja imposible, pero tampoco me faltan ganas así que lo intentaré. Por ahora, en ocho días he visto cinco películas, con lo que llevo un buen ritmo. Este año parece traer un montón de películas interesantes y gracias a los dioses que no existen, no habrá una nueva y agónica secuela del señor de los julandrillos, con lo que no me torturarán con un trailer que no quiero ver durante tres o cuatro meses del año.

Otro círculo que se a ciencia cierta que seguirá creciendo es el de las fotos que veremos en la bitácora. Tendremos ocasionalmente nuevos miembros en el club de las 500 y tras acabar con Birmania, lugar del que solo me falta el lago Inle, creo que nos pasaremos por Europa y hay dos caminos, o nos vamos a las ciudades del norte (Estocolmo, Oslo, Riga, Vilna) o nos recreamos con el sur (Turín, Bolonia, Ravena, Verona, Lucca) o hacemos una mezcla variada y la completamos con toques asiáticos, que vendrían de Vietnam o de Tailandia. Este otoño me lo he currado y tengo procesadas una cantidad dantesca, seguramente podría continuar el blog durante un par de décadas y tengo fotos suficientes para seguir poniendo cinco nuevas a la semana. De los años pasados, me queda por procesar dos tercios de Vietnam y el viaje a Indonesia y podré anunciar la victoria rotunda sobre esa cruz que suponía el tener fotos sin revisar.

Prácticamente todos los lunes del año tendremos un Resumen semanal, muchos de ellos con fotos de comida, ya que siento curiosidad futura por saber dentro de una década lo que comía en el pasado. Tendremos Bicicletas y Cervezas, aunque sin día fijo y cuando me tropiece con alguna curiosidad en Holanda, seguro que le hago una foto y la dejo caer por aquí.

La sección de cocinillas verá nuevas recetas que entrarán en mi pequeño libro de recetas de cocina, probablemente habrá alguna otra receta de Asia pero también tendremos croquetas y algún dulce o tarta, según por donde vayan los tiros. Sigo intentando encontrar la manera de hacer buenos cruasanes y este año habrán más pruebas.

Mi mundo es retorcido y absurdo y lo bueno de tener una bitácora es que escribes de lo que te da la gana y eso se seguirá viendo en la categoría de Reality sucks, el diario oficioso de mi mundo. Vuelvo a prometer que plasmaré en pantalla la legendaria trilogía Láctea, esa obra maestra de la zafiedad que cambiará la percepción que ninguno tiene de mi y que consta de tres episodios titulados Leche machanga, carne de machorra y leche mangorra y puedo confirmar que estas leches no están sometidas a las cuotas comunitarias.

Todos los años me planteo escribir un libro y después no lo hago, por aquello de no joder este párrafo y por tener algo que sigue estando en el futuro. Esto no es totalmente cierto ya que si juntamos todas las anotaciones que hago a lo largo del año, sale un pedazo de libro gordo que no veas, aunque sin tema específico. De hacer el libro, sería obviamente de pava zambombera que encuentra maromo con el que practicar su afición y que tiene que luchar con su mejor amiga que se lo quiere robar y mientras ellas están a la gresca, alguien se deja la puerta del armario abierta, se escapa el chamo y termina enrollado con su vecino Octavio el verdulero que por circunstancias de la vida que nunca llegan a estar clara, la mete en cualquier agujero y después las hembras tendrán que trabajar unidas para rescatarlo y volverlo a meter al armario ese con una puerta tan frágil. Lo dicho, que no lo escribiré.

Siempre pienso en hacer un nuevo Porcas de Distorsiones, la versión en audio de mis desvaríos y centrada en el cine malo de verdad, pero luego vuelvo a pensar y me da pereza y lo dejo pasar.

O sea, que más de lo mismo, generalmente con dos raciones diarias, una por la mañana y otra por la noche y con los fines de semana de cine. Todo eso y quizás más, en Distorsiones.

Por sulaco

Maximus Julayus

10 respuestas a «Hoja de ruta del 2015»

Bip, bip… 🙂
Pues el libro sobre Octavio y sus nabos, estaría bien, aliñado con sus chochas 🙂
No te olvides de las comidas… 🙂
Tampoco se te pueden olvidar los avistamientos chochiles, mira que si llegaras a sacarle una foto, ya seria el Pulitzer bloguero…
Salud

Ya te vale Sulaco. Así que amenazas con más de lo mismo. Este blog no tiene más de 10 comentaristas únicos y pareciese que quisieras erradicarlos con el mismo patrón. Por suerte a mí no me perderás mientras sigas con la sección de críticas de cine. Pero como ya te comenté en su día hay que renovarse o morir. No digo que renueves todo el blog pero sí habernos anunciado alguna novedad.

Por suerte, la escribo para mi y no veo la necesidad de cambiar nada. Hace ya diez años que decidí que escribir para la gente no era lo mío. Resulta muy fácil hablar sobre lo que otros quieren leer y atrapar visitantes, pero no sería mi diario, sería otra cosa que ni yo leería.

Virtuditas, el sábado que teníamos un temporal de viento y lluvia aproveché el encierro y tengo el congelador petado de desayunos antológicos. No hay nada como un cruasán casero, por más que se tarde una purriada en hacerlos vale la pena.

Yo estuve en Pompeya el año pasado y con un día basta. Te puedes acercar a Herculano, que también está bien y si tienes tiempo a alguno de los pueblos de la costa de Amalfi, por ejemplo Positano, que es un pueblo precioso, aunque a lo mejor te viene lejos desde Nápoles. A mí Nápoles me agobió un poco, aunque tiene uno de los Museos arqueológicos mejor del mundo, pero es una ciudad un poco guarrindonga, que lo mismo te gusta que te horroriza. Módena, no me gustó cuando estuve, porque la plaza principal estaba en obras, no sé cómo estará ahora. Cerca de Pisa un pueblo que me gustó fue Cortona, que es el pueblo donde vive la prota de la peli Bajo el Sol de la Toscana, que es un pueblito encantador. Ya te diré si se me ocurre más cosillas. Por lo demás, envidia cochina como siempre.

Darliz,

Llego el viernes a las nueve de la mañana y me voy el domingo a las 8 de la tarde. Aún no he reservado hotel. Según tú y otros, me debería quedar como mucho 1 noche en Pompeya y después pasar la segunda en algún otro lugar.

Una alternativa sería quedarme todo el tiempo allí e ir a visitar el Vesubio.

Otra alternativa sería pasar la segunda noche en Nápoles, pero la ciudad tampoco me atrae y casi que prefiero llegar el domingo al medio día y verla de prisa y corriendo antes de ir al aeropuerto.

¿Hay buen transporte entre Pompeya y los villorrios de la costa Amalfi? ¿Qué hay que ver en esa zona? En enero, ferrys seguro que no hay

Yo es que me estaba quedando a dormir en Salerno y desde allí fui en Ferry a Positano, Amalfi, RAvello y Capri. Bueno, desde Positano fui en bus a Amalfi, por unas carreteras espantosas, que me imagino que circulan todo el año. El tren tiene mala combinación, aunque yo cogí el tren desde Salerno a Roma y pasaba por Nápoles. También existe el circunvesabiano, que es un tren que circula en esa zona y va a Pompeya desde Nápoles. Yo creo que quedarse en Pompeya a dormir quizás no merezca la pena. No tengo ni idea si los ferrys funcionan en esta época del año, aunque algún barco funcionará, me imagino, para que se muevan los que viven allí.

En esta época no hay ferrys. Lo que yo había pensado es ir a la zona de Pompeya, pasar el día y dormir allí. El segundo día, Vesubio y Herculeano y quizás dormir allí. El tercer y último día, se me estaba ocurriendo ir en tren a Paestum y ver las ruinas de los templos griegos, quizás bajar a la playa dos segundos y volver en tren a Napoles y pasar la tarde en Nápoles. Me quedaría en la zona de Pompeya que seguramente es más tranquila que Nápoles y más segura. En invierno también hay menos autobuses, sobre todo el fin de semana.

Paestum no me dio tiempo, pero debe ser precioso, aunque desconozco cómo está de lejos desde Pompeya o Nápoles. El museo de Nápoles es precioso, tiene todos los mosaicos y pinturas encontradas en Pompeya y Herculano y es muy bonito. Pompeya es un pueblo pequeño creo, no sé cómo estará de oferta hotelera, ya que la mayoría de la gente va allí desde Roma o Nápoles para ver la ciudad antigua. En Nápoles estuvo en un bed and breakfast en el centro y de noche daba miedo. Nápoles me pareció hostil, después de allí fui a Roma y me pareció un cambio muy grande, también es que en ese mismo viaje fui a Sicilia y Palermo también da un poco de miedo.

Los comentarios están cerrados.