La semana pasada en Distorsiones

La semana pasada acabamos con los vídeos aéreos del viaje a Málaga en Llegando a Amsterdam desde Málaga, aunque lo realmente emocionante está en La vida con el código QúeRre que hay que escanear para ver lo que hay dentro. Esta semana celebramos también la increíble gesta narrada en Dos mil quinientos días de constancia en el Duolingo, aunque lo realmente espectacular esta semana está en No digas que no es un suelo lindo.

En Ao Nang vimos una Barca junto a Ko Liao, seguimos con las rocas de Ko Rang Nok y de ahí tenemos unas Montañas en el mar y nos quedamos con una fabulosa foto de La piragua diminuta junto a las rocas calizas

Tuvimos una nueva Bicicleta, una preciosa Bicicleta requetequete-naranja que ya he añadido al Álbum de fotos de bicicletas.

La semana se me complicó por pasiva y por subjuntiva y al final solo pude ir a ver cuatro películas al Cine de las ocho planeadas. Por aquí comenté cuatro, comenzando con la peripatética Mamá te quiere – Run, seguimos revolcándonos en la bazofia con Candyman, de ahí tocamos casi el cielo con Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos – Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings y acabamos con After. Almas perdidas – After We Fell. Una de las cuatro películas que vi fue Dune.

La comida que salió de la cocina de mi keli fue:

Y así transcurrió la semana.

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Es curioso, he comido empanadas de todo tipo, y que recuerde, nunca de carne, así que voy a solucionar esa vaina ahorita mismo… 🙂
    Salud

  2. Genín, yo este finde en casa de mi madre me comí por primera vez empanada de vieiras… creo que de las pocos rellenos que me quedaban por probar. Le salió espectacular, pero bueno, siendo empanadas de mi madre no es novedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.